Ante cien mil personas, el Papa llama a evitar la guerra en Siria

Al tiempo que Francisco recordaba que la violencia “lleva a la muerte”, John Kerry y el canciller francés Laurent Fabius presumían nuevas adhesiones de países que estarían dispuestos “a participar ...
"La guerra es siempre un fracaso de la humanidad", aseguró Jorge Mario Bergoglio.
"La guerra es siempre un fracaso de la humanidad", aseguró Jorge Mario Bergoglio. (AFP)

Vaticano, París, Washington

El papa Francisco hizo ayer un llamado a “trabajar por la paz y la reconciliación” y a poner fin a la guerra que constituye “siempre una derrota de la humanidad”, durante la jornada de oración y ayuno por Siria celebrada en la plaza San Pedro.

“La guerra es siempre un fracaso de la humanidad”, aseguró el Papa ante cerca de cien mil personas, provenientes de todo el mundo, y exhortó a “seguir otra vía”.

“En la querida nación Siria, en Oriente Medio, en todo el mundo, recemos por la reconciliación y la paz, trabajemos por la reconciliación y la paz”, dijo el papa Francisco, ante miles de fieles.

“Continuamos sembrando destrucción, dolor y muerte. La violencia, la guerra llevan solo a la muerte”, añadió el pontífice que había invitado a esta jornada de ayuno y plegaria por la paz en Siria a hombres y mujeres de todas las religiones y también a los no creyentes.

Y refiriéndose a la paz añadió: “Esta tarde yo quisiera que de todas las partes de la Tierra gritáramos: ¡Sí, es posible! Y mejor aún, quisiera que cada uno de ustedes, desde el más pequeño al más grande, hasta aquellos que son llamados a gobernar las naciones, respondieran: ¡Sí, nosotros la queremos!”.

Esta frase fue interpretada como un nuevo llamado a los jefes de Estado que están tentados por elegir una vía militar para resolver el conflicto sirio, en tácita alusión a Estados Unidos y Francia.

Pero ambas naciones parecieron no sentirse aludidas ya que ayer expresaron su satisfacción tras haber obtenido el apoyo político de la Unión Europea (UE) y de la mitad de los países del G20, sobre la necesidad de una respuesta internacional “fuerte” en Siria, aunque no obtuvieron el aval al plan de intervención militar defendido por París y Washington.

Durante una conferencia de prensa en París junto a su par estadunidense, John Kerry, el canciller francés, Laurent Fabius, se felicitó por el “amplio y creciente apoyo” obtenido por EU y Francia.

“Ahora, siete de los ocho países del G8 comparten nuestra opinión sobre una respuesta fuerte” contra el gobierno de Bashar al Asad, así como “12 países del G20”, precisó Fabius, felicitándose también por el apoyo de la UE y del Consejo de Cooperación del Golfo.

Por su parte, el secretario de Estado estadunidense, John Kerry, declaró que “varios países —un número de dos cifras— están dispuestos a participar en una acción militar”.

Kerry saludó la declaración de la UE, que pidió una “respuesta clara y fuerte” contra Siria, acusada de haber perpetrado un ataque químico el 21 de agosto contra civiles.

En efecto, los ministros de Relaciones Exteriores de la UE llegaron a un acuerdo en Vilna, Lituania, sobre la necesidad de una “respuesta clara y fuerte” sobre Siria.

Además, EU obtuvo la satisfacción de que Alemania se adhiriera al llamamiento a una “respuesta internacional fuerte” a los supuestos ataques químicos.

Desde Riad, el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), integrado por Bahréin, Kuwait, Omán, Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Arabia Saudí, exhortó ayer a la comunidad internacional a intervenir inmediatamente en Siria para “liberar” al pueblo de la “tiranía” de su gobierno.

El presidente estadunidense, por su parte, pidió al Congreso de su país que apruebe la intervención militar contra Siria.

“Somos Estados Unidos. No podemos seguir con los ojos vendados ante las imágenes que hemos visto de Siria”, declaró en su alocución semanal en la radio.

El presidente francés, François Hollande, dijo que espera el voto del Congreso estadunidense “el jueves o viernes” y el informe de los inspectores de la ONU, “sin dudas al fin de la semana”, para tomar una decisión.