Personaje de la Semana: Raúl Castro, presidente de Cuba

"No se preocupen que ya tengo 82 años, voy a cumplir 83 en junio", afirmó el mandatario comunista en la reciente cumbre de la Celac en la que recibió un valioso apoyo de América Latina y la ...
Raúl Castro, durante la cumbre de la Celac celebrada la semana pasada en La Habana
Raúl Castro, durante la cumbre de la Celac celebrada la semana pasada en La Habana (EFE)

La Habana

La Habana fue escenario la semana pasada de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), cita a la que acudió la práctica totalidad de mandatarios del bloque y que sirvió para escenificar la plena inserción de Cuba en la región. El anfitrión, el presidente cubano Raúl Castro, fue sin duda el gran protagonista de la reunión.

El mandatario llegó a bromear sobre su edad ante el plenario de la cumbre, donde aseguró que los Castro son "longevos y firmes", haciendo referencia a su hermano, el legendario líder revolucionario, de 87. "No se preocupen que ya tengo 82 años, voy a cumplir 83 en junio", fue la frase que, en tono jocoso, afirmó.

Raúl Modesto Castro Ruz nació en Birán, provincia de Holguín el 3 de junio de 1931. El militar y político, hermano menor y colaborador de Fidel Castro, cuyo carisma siempre le dejó en un segundo lugar, es presidente del Consejo de Estado de Cuba y, por tanto, presidente de Cuba, desde el 24 de febrero de 2008, aunque desempeñaba el cargo de manera interina desde el 31 de julio de 2006 debido a los problemas de salud del histórico líder revolucionario.

Raúl Castro también ostenta el grado militar de general de Ejército. Es, desde abril de 2011, el primer secretario del Partido Comunista de Cuba, sustituyendo también a su hermano Fidel en dicho cargo. Al igual que Fidel, Raúl estudió en el Colegio Jesuita de Dolores en Santiago de Cuba, y al Colegio de Belén en La Habana. Los hermanos participaron activamente en manifestaciones estudiantiles.

Muchas veces se ha subrayado que, a diferencia de Fidel, simpatizante del Partido Ortodoxo, Raúl era un comunista convencido que se unió a la Juventud Socialista, afiliada al Partido Comunista Cubano, de corte soviético, por entonces llamado Partido Socialista Popular (PSP). Su papel en la guerra contra el régimen de Batista fue de primer orden, llegando a organizar un auténtico gobierno en las zonas liberadas de la dictadura.

No hay duda que la Cuba de Raúl Castro cosechó la semana pasada un importante espaldarazo con  la cumbre latinoamericana de la Celac y el acuerdo en la Unión Europea para revisar la relación con una isla comunista embarcada en su reciclaje económico y a la búsqueda de inversión extranjera.

Así, el primer punto de la Declaración de La Habana aprobada por los líderes de la Celac destacó que la integración regional ha de construirse desde la "unidad dentro de la diversidad" y el respeto al derecho de cada país "para escoger su forma de organización política y económica". Durante la cumbre, el plan de reformas con el que el gobierno de Raúl Castro abrió una especie de transición económica pero sin renunciar a su modelo político concitó el interés y respaldo de varios asistentes al encuentro, empezando por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

El desembarco de líderes latinoamericanos en Cuba se produjo además en un momento en el que la isla tiene la mirada puesta en la búsqueda de capitales extranjeros para su primera zona especial de desarrollo, ubicada en el entorno del Puerto del Mariel. Coincidiendo con la Cumbre, Cuba aprovechó para inaugurar la primera fase del "megapuerto" del Mariel, que aspira a ser una "plataforma logística" de importancia regional con la generosa ayuda de Brasil, que financia la mayor parte de ese proyecto, consolidando una estratégica alianza económica para la isla.

México también aprovechó la cumbre para declarar su intención de afianzar los lazos económicos con Cuba y apoyar sus reformas. El presidente Enrique Peña Nieto cumplimentó el miércoles una visita de Estado en La Habana tras acabar la cita regional. México quiere posicionarse en este momento de "actualización" de la economía cubana y enviará a la isla entre febrero y marzo una misión de alto nivel en la que participarán representantes financieros y empresarios que han expresado su interés en explorar oportunidades de inversión.

Raúl Castro estuvo casado con Vilma Espín desde principios de la Revolución cubana, hasta su fallecimiento, el 18 de junio de 2007. El mandatario tiene cuatro hijos de este matrimonio: Deborah, Mariela, Nilsa y Alejandro.