"Soy una persona honrada", clama Fujimori en juicio

El ex presidente peruano rechazó airadamente haber desviado fondos públicos a favor de diarios sensacionalistas que insultaban a los opositores a su gobierno.
Fujimori habla hoy en Lima durante el juicio por la compra de la línea editorial de los diarios sensacionalistas
Fujimori habla hoy en Lima durante el juicio por la compra de la línea editorial de los diarios sensacionalistas (EFE)

Lima

El ex presidente peruano Alberto Fujimori clamó hoy su inocencia y alegó ser una persona honrada al rechazar los cargos de peculado en el juicio por desvío de fondos públicos a favor de diarios sensacionalistas que insultaban y difamaban a los opositores a su gobierno (1990-2000). "¡Soy una persona honrada! Yo no acepto la acusación del fiscal y voy a demostrar mi total inocencia", dijo ofuscado Fujimori a la presidente del tribunal, la jueza Aissa Mendoza, al intervenir por primera vez en el juicio oral que se le sigue desde el 17 de octubre.

Fujimori, de 75 años e hipertenso bajo control médico constante, sostuvo luego en tono pausado que "la fiscal me ha calumniado porque dice que he saqueado los recursos del Estado. Eso es totalmente falso, y lo voy a demostrar". La jueza Mendoza instó a la calma a Fujimori y a responder las preguntas sin exaltarse para evitar que le suba la presión arterial, que en una sesión anterior alcanzó un nivel elevado lo que obligó a suspenderla para no poner en riesgo su salud.

Durante la sesión, transmitida por televisión, la fiscal Milagros Mora interrogó a Fujimori sobre hechos vinculados con la acusación del desvío de 122 millones de soles (40 millones de dólares) del presupuesto de las fuerzas armadas a los diarios sensacionalistas que apoyaban su segunda reelección en 2000.

"Si los comandantes generales (del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea) hicieron mal uso del dinero, no se me puede atribuir y lo voy a demostrar", enfatizó Fujimori, sobre los hechos ocurridos entre 1998-2000 cuando la prensa sensacionalista, llamada "prensa chicha" en Perú, desató una campaña de calumnias y demolición política contra los opositores a Fujimori.

Fujimori se presentó como ajeno a los hechos: "No soy responsable del manejo que hicieron los comandantes generales de las fuerzas armadas" al reiterar "no tener un solo centavo; nunca se me va a encontrar una sola cuenta. Le pido señora jueza que se investigue si tengo cuentas".

Este juicio es uno de los últimos contra el ex gobernante y se espera en las semanas siguientes la presencia como testigo, a pedido de la fiscalía, del condenado Vladimiro Montesinos, eminencia gris de su régimen y considerado como el arquitecto de la compra de la prensa chicha a favor de Fujimori. La fiscalía solicitó al tribunal -integrado por tres mujeres- ocho años de prisión para Fujimori por los cargos de peculado doloso y culposo. En Perú las penas no se acumulan sino que rige la mayor sanción.

Fujimori cumple desde 2009 una condena de 25 años por crímenes de lesa humanidad cometidos bajo su gestión por un escuadrón de la muerte del ejército en el contexto de la guerra contra la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso y del guevarista MRTA. La audiencia se suspendió al cabo de 90 minutos hasta el jueves 21 de noviembre.