Periodista colombiano envió amenzas de muerte falsas

Yesid Toro confesó ser el autor del volante firmado por los narcotraficantes del Clan Úsuga que intimidaba periodistas, incluido él mismo, para alargar el esquema de seguridad que le daba el Estado.
Yesid Toro lanzó amenazas de muerte falsas a sí mismo y a varios compañeros.
Yesid Toro lanzó amenazas de muerte falsas a sí mismo y a varios compañeros. (Twitter)

Bogotá

Un periodista de la ciudad de Cali, oeste de Colombia, lanzó falsas amenazas de muerte contra él mismo y siete colegas más, por lo que enfrentará "acciones penales", informó este martes la estatal Unidad Nacional de Protección (UNP), que le proporcionaba seguridad.

La semana pasada, el comunicador Yesid Toro, exredactor judicial de un diario local sensacionalista, confesó ser el autor de un volante en septiembre de 2014, que intimidaba a ocho periodistas, entre ellos él mismo, y que estaba firmado por la banda narcotraficante Los Urabeños, también conocida como Clan Úsuga.

Por este hecho, la UNP "iniciará acciones penales y civiles contra el periodista Yesid Toro, quien confesó haber sido el autor de las falsas amenazas que lo declaraban a él y a otros comunicadores del Valle del Cauca (al que pertenece la ciudad de Cali) como objetivo militar de 'Los Urabeños', y que generaron la asignación de medidas especiales de protección por parte de la entidad", dijo esa entidad en un comunicado.

En una carta que circuló en medios de comunicación regionales y redes sociales, Toro justificó su acción con el fin de obtener la "prórroga del esquema de seguridad que me había brindado el Estado".

La UNP, encargada de proteger a personas o grupos sociales en riesgo extremo por sus funciones, calificó la invención como "irresponsable" por afectar la tranquilidad de los otros comunicadores.

Tras las amenazas, la UNP proporcionó seguridad a los periodistas de la falsa lista, con gastos por 115 millones de pesos (unos 48 mil dólares), lo que afectó "gravemente los recursos de la Nación", añadió.

Por su parte, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), aseguró en un comunicado que la falsa denuncia "pone en riesgo la credibilidad de hechos que ocurran posteriormente" contra otros periodistas".

Según el más reciente informe de la FLIP, 114 periodistas en Colombia contaban en 2014 con medidas de seguridad por parte de la UNP, de los cuales 50 "manifestaron problemas" por la reducción al presupuesto de la entidad.

Según el Comité para la protección de periodistas, una ONG con sede en Nueva York, Colombia ocupa el quinto puesto mundial por asesinatos de periodistas que quedan impunes.

Colombia vive un conflicto armado de hace más de 50 años que ha dejado al menos 220 mil muertos, de acuerdo con cifras oficiales.