EU critica a Irán por juicio a periodista

Asegura que la acción legal contra Jason Rezaian, corresponsal de 'The Washington Post' en Teherán, refleja una "completa falta de transparencia".
La Casa Blanca pidió la liberación “inmediata” del periodista iraní-estadunidense.
La Casa Blanca pidió la liberación “inmediata” del periodista iraní-estadunidense. (Reuters)

Washington,Teherán

El gobierno de EU criticó ayer la "completa falta de transparencia en el juicio" iniciado en Teherán a puerta cerrada contra el periodista iraní-estadunidense del diario The Washington Post, Jason Rezaian, acusado de espionaje y de lanzar propaganda hostil contra Irán.

"El hecho de que el juicio de Jason haya sido cerrado al público, incluida su familia cercana, encaja en el patrón de completa falta de transparencia y debido proceso que hemos visto desde que Jason fuera detenido", aseguró Bernadette Meehan, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Meehan reiteró a la agencia española EFE que los cargos presentados contra Rezaian son "absurdos" y "que no debería haber sido detenido ni llevado a juicio".

Rezaian, que lleva detenido diez meses, fue llevado ayer ante el Tribunal de la Revolución número 15 de la capital iraní, una corte especializada en juzgar delitos contra la República Islámica, en el inicio de un juicio marcado por el silencio informativo.

Meehan señaló que el periodista debiera "ser liberado inmediatamente", y agregó que el caso ha sido incluido en las conversaciones paralelas dentro de las negociaciones nucleares entre Teherán y el llamado grupo 5+1 (Rusia, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, China y Alemania).

El periodista de 39 años fue detenido junto a su esposa, Yeganeh Salehi, corresponsal del diario The National de Abu Dhabi, y una fotógrafa independiente que había trabajado para el Washington Post y su esposo, todos ellos, excepto Salehi, con doble nacionalidad iraní-estadunidense.

La fotógrafa y su esposo fueron liberados semanas más tarde, mientras que Salehi fue puesta en libertad bajo fianza a principios de octubre pasado.

Teherán no reconoce la doble nacionalidad, por lo que no ha permitido a ninguno de los estadunidenses tener acceso a la asistencia consular.

Rezaian debe responder a los cargos de "espionaje", de "colaboración con gobiernos hostiles", y de recabar "informaciones confidenciales y propaganda contra la República Islámica", según su abogada, Leila Ahsan, que considera que estos cargos no se fundan en "pruebas establecidas".

El Washington Post ha criticado la detención de su reportero y la instrucción del caso.

También se ha impedido que la madre y la esposa del periodista asistan al juicio, señaló el diario, y la solicitud de visado para viajar a Irán de un editor destacado quedó sin respuesta, señaló el rotativo.

"No hay justicia en este sistema, ni un ápice, y a pesar de todo el destino de un hombre bueno e inocente está en juego", dijo en un comunicado el editor ejecutivo del Washington Post, Martin Baron.

El juez asignado al caso de Rezaian, Abolghassem Salavati, es conocido por sus duras sentencias.

El proceso comenzó a unas semanas de que finalice el plazo, el próximo 30 de junio, para que Teherán y las grandes potencias concluyan un acuerdo histórico sobre el controvertido programa nuclear iraní.