• Regístrate
Estás leyendo: Perfil: Keith Rowley, primer ministro de Trinidad y Tobago
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 00:57 Hoy

Perfil: Keith Rowley, primer ministro de Trinidad y Tobago

Geólogo de 65 años, especializado en volcanes y de amplia experiencia política, asumió su cargo el pasado miércoles con el objetivo de impedir que estas islas caribeñas sufran la caída del precio del petróleo.

Publicidad
Publicidad

Keith Rowley, un geólogo a punto de cumplir los 66 años y especializado en volcanes aunque con amplia experiencia política, asume hoy el reto, como nuevo primer ministro de Trinidad y Tobago, de impedir que estas islas se vean arrastradas por la caída del precio del crudo, uno de sus principales activos.

Su partido, el Movimiento Nacional Popular (PNM, en inglés), ganó los comicios generales celebrados el pasado lunes, al hacerse con 23 de los 41 escaños en juego. Rowley nació en Tobago (la menor de las dos principales islas del país) el 24 de octubre de 1949. Está casado con la abogada Sharon Rowley y tiene dos hijos.

Aunque tiene estudios de geología, desde 1987 empezó a involucrase en el mundo de la política, para tan solo cuatro años más tarde, en 1991, ganar su primer escaño como representante parlamentario de la localidad Diego Martin West, ubicada al oeste de la capital Puerto España, en la isla de Trinidad.

Tan solo cinco años atrás el actual líder del PNM era considerado un marginado de su partido e, inclusive, fue despedido del Gabinete del ex primer ministro Patrick Manning antes de los comicios generales de 2010 por su marcado temperamento.

"El momento en que muestras oposición a mi buen amigo, él se pone muy, muy molesto. Y si te opones firmemente a él, se convierte en un toro furioso", dijo en su día Manning refiriéndose a Rowley.

Por aquel entonces, Rowley buscó limar asperezas entre ambos y se reunió con los seguidores del PNM a través de encuentros particulares para dar a conocer su versión de los hechos, tratando de buscar la unidad del partido político para lograr la victoria electoral.

"Yo soy un marinero del barco del PNM y represento el PNM y el partido de Eric Williams, Learie Constantine y Kamaluddin Mohamed", dijo el líder, quien finalmente logró convertirse en la pasada legislatutra en el cuarto líder de ese histórico partido, constituido hace ya 57 años y que tras su fundación ocupó el poder durante 30 años consecutivos.

De hecho, sustituyó a Manning al frente de la agrupación política, tras la derrota electoral que en las últimas elecciones sufrió el partido ante la coalición del Congreso Nacional Unido (UNC), encabezada por la recién derrotada Kamla Persad Bissessar, que en 2010 se convirtió en la primera mujer en encabezar el Ejecutivo trinitense.

Rowley consolidó su posición dentro del PNM al reformar la constitución del partido y buscando restablecer su relación con Manning. Previamente había ocupado los puestos de ministro de Agricultura y Recursos Marítimos y Terrestres, de Planificación y Desarrollo, de Vivienda, y de Comercio e Industria.

Antes de ganar las elecciones del pasado lunes, el recién electo primer ministro tuvo que luchar contra una dura campaña liderada por la UNC que buscó desacreditar la imagen de Rowley. Para ello, no dudó en poner en duda su formación y destacar que su especialidad es la vulcanología, materia en la que obtuvo un doctorado.

Al darse a conocer los resultados preliminares de los comicios generales de esta semana, Rowley se apresuró a afirmar que no tiene intención de ser el primer ministro de los seguidores del PNM sino de todos los ciudadanos de Trinidad y Tobago.

"Estamos seguros de que se ha puesto el país en buenas manos: nos hemos preparado bien, esperamos tomar las responsabilidades de la gestión de los asuntos de todo el pueblo de Trinidad y Tobago de forma que nos permitirá ver la noche (electoral) como el comienzo de una nueva era", dijo a la ciudadanía.

En sus primeras declaraciones como primer ministro electo, Rowley dijo que el país ahora debe "sanar" y la población "debe unirse para afrontar los tiempos duros que se avecinan".

De hecho, el nuevo Gobierno tendrá que hacer frente a los retos económicos a los que se enfrentan unas islas que dependen en gran medida de la cotización internacional del petróleo y del gas natural, que produce en grandes cantidades.

Según el último boletín del Banco Central de Trinidad y Tobago, difundido la semana pasada, la economía nacional se contrajo un 1.2 % en el primer trimestre de 2015 respecto del mismo periodo del año anterior (-1.4 % respecto del trimestre inmediatamente anterior), el desempleo aumentó hasta el 3.7 % (desde el 3.1 % de un año antes) y la inflación se mantuvo elevada.

Además, el déficit público se duplicó en los ocho primeros meses del ejercicio fiscal (octubre-mayo), hasta los 365 millones de dólares estadunidenses, una muestra más del deterioro de una economía que depende en gran medida del petróleo, cuya cotización internacional lleva meses de descensos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.