"Lo peor para la economía rusa ya pasó": Putin

El presidente de Rusia intentó tranquilizar a sus compatriotas sobre el estado de la economía nacional en un largo programa televisivo anual de preguntas-respuestas, donde abordó otros temas como ...
Putin (d) se hace una fotografía con los empleados de la televisión en la que se ha emitido su tradicional programa "Línea Directa", en Moscú
Putin (d) se hace una fotografía con los empleados de la televisión en la que se ha emitido su tradicional programa "Línea Directa", en Moscú (EFE)

Moscú

El presidente Vladimir Putin se esforzó hoy en tranquilizar a los rusos sobre el estado de la economía, y afirmó que ya quedó atrás "el pico" de las dificultades causadas por las sanciones occidentales y la caída de los precios del crudo.

En un largo programa televisivo anual de preguntas-respuestas, el dirigente reconoció que la elevada inflación resultante de la caída del rublo reduce el poder adquisitivo de los hogares, pero se mostró optimista en cuanto al futuro.

"Los expertos dicen que hemos superado el pico de los problemas en términos de reembolsos de los créditos exteriores por parte de los bancos y de las empresas del sector real", dijo Putin en el programa.

"La moneda nacional se ha corregido y no ha habido una catástrofe", añadió refiriéndose a la reevaluación del rublo, un 40% respecto al dólar desde comienzos de marzo. El presidente ruso predijo en diciembre que la salida de crisis llevaría dos años, pero hoy estimó que dicha salida podría llegar "tal vez más rápido".

La fuerte caída del rublo a mitad de diciembre hundió a Rusia en una crisis económica sin precedentes en los quince años que lleva Putin en el poder. Para este año, el gobierno prevé una contracción del PIB del 3%, aunque la recesión parece estar siendo menos aguda de lo pronosticado.

Desde comienzos de marzo, la divisa rusa se ha revalorizado respecto al dólar, que desde el miércoles vuelve a cotizar por debajo de los 50 rublos, después de haber llegado a intercambiarse a 80 en diciembre. A la luz de esto, las autoridades esperan que la crisis sea menos violenta de lo pronosticado.

Sobre las sanciones impuestas por Occidente a Rusia por su papel en el conflicto del este de Ucrania, Putin estimó "poco probable que podamos esperar una retirada de las sanciones, porque ésa es una cuestión política". Y en ese sentido, denunció una estrategia destinada a "contener el desarrollo" del país.

El presidente ruso reconoció también que las sanciones estaban teniendo un impacto negativo en la economía de los hogares, al haber propiciado una mayor inflación. Con todo, el mandatario estimó que Rusia debe "aprovechar las sanciones para alcanzar nuevas fronteras de desarrollo", y "corregir su política económica", y puso como ejemplo el sector de la agricultura, que según dijo ha sido "saneado".

Rusos y ucranianos, "la misma nación"

Volviendo al conflicto ucraniano, Putin desmintió de nuevo la presencia de tropas rusas en Ucrania, pese a las repetidas acusaciones de Kiev, las potencias occidentales y la OTAN. "Nuestro objetivo no es reconstruir un imperio", afirmó. Al mismo tiempo, confesó que no hace "ninguna diferencia entre rusos y ucranianos", que "fundamentalmente, son la misma nación".

Putin minimizó la negativa de Francia de entregar dos buques de guerra Mistral a Rusia por la implicación rusa en Ucrania. Según él es "una mala señal", pero "sin importancia", ya que el objetivo primordial de ese contrato concluido en 2011 era "apoyar" la actividad de los astilleros franceses, explicó.

A pocos días de las celebraciones de la victoria contra los nazis previstas el 9 de mayo, a la que no irá la mayoría de dirigentes occidentales, Putin reconoció por otro lado que tras la Segunda Guerra Mundial su país impuso "por la fuerza" el modelo soviético en Europa del Este, lo cual "no tuvo nada de bueno".

Putin explicó también su decisión de levantar la prohibición de entregar a Irán baterías tierra-aire S-300, lo que según él se justifica por el acuerdo marco del 2 de abril entre Teherán y las grandes potencias (incluida Rusia) sobre el programa nuclear iraní.