Detiene a 200 activistas en Pekín por protestar en reunión del PCCh

La mayoría de los detenidos procedía de Shanghái y viajaron a Pekín para reclamar atención a sus problemas con ocasión del encuentro.

Pekín

Unos 200 defensores de derechos humanos fueron detenidos por la policía en Pekín y enviados forzosamente a sus provincias de origen después de que trataran de presentar sus quejas en la reunión anual del Partido Comunista de China (PCCh) que se celebra esta semana.

La mayoría de los detenidos procedía de Shanghái y viajaron a Pekín para reclamar atención a sus problemas con ocasión del encuentro del PCCh, el más importante del año para la formación gobernante, indicó hoy la ONG local Rights Defence Network en un comunicado en el que recoge datos de esas personas.

He Fengzhu, procedente de Wuxi, de la provincia oriental de Jiangsu, fue detenida ayer en la céntrica plaza de Tiananmen en Pekín tras encabezar una protesta por una demolición forzosa por la que no le han compensado y hoy sigue en manos de las autoridades.

"Ayer al mediodía fui a Tiananmen para encender un petardo y presentar mis quejas", explicó hoy a Efe desde la comisaría de Wuxi en la que se encuentra, poco antes de que un agente de policía le instara a terminar la conversación telefónica.

Su familia había protagonizado en el pasado protestas similares con petardos a las puertas de diversas embajadas en Pekín, una manera con la que pretenden encontrar justicia a sus problemas, desatendidos por las autoridades, explicó.

No obstante, He, que forma parte de los llamados peticionarios, ciudadanos chinos que viajan a Pekín a pedir respuestas a problemas que no les han sido respondidos en su lugar de residencia, se muestra pesimista y asegura que el Gobierno central "tampoco contestará a sus demandas".

"En China la ley no tiene ningún valor. Es sólo una herramienta de los líderes para presionar a la población", afirma He en declaraciones a Efe, y recuerda el caso de la popular abogada de derechos humanos Wang Yu, encarcelada desde julio, que defendió a su familia.

"Wang Yu no hizo nada malo y le detuvieron", denunció la mujer, que dijo desconocer cuando podrá abandonar la comisaría.

El caso de He y de otros peticionarios y defensores de derechos humanos arrestados por tratar de manifestarse durante la importante reunión no es "único", recordaban hoy otras ONG, como Chinese Human Rights Defenders (CHRD).

"Es la táctica habitual del Gobierno para mantener la supuesta estabilidad durante encuentros o eventos importantes", destacó en declaraciones a Efe Frances Eve, investigadora de CHRD.