“No habrá paz si el gobierno no desmonta el paramilitarismo”: FARC

El grupo guerrillero colombiano comunicó en Cuba a la delegación del gobierno de Santos que no entregarán sus armas ni habrá acuerdo de paz si no se desmontan antes los grupos paramilitares.
Erika Montero, miembro de la delegación de las FARC, lee una declaración del grupo guerrillero hoy en el Palacio de Convenciones de La Habana
Erika Montero, miembro de la delegación de las FARC, lee una declaración del grupo guerrillero hoy en el Palacio de Convenciones de La Habana (AFP)

La Habana

Las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dijeron hoy al gobierno del presidente Juan Manuel Santos que no entregarán sus armas,  ni habrá acuerdo general de paz “si antes no se desmonta el paramilitarismo” en ese país.

“El eventual pacto de La Habana debe construirse sobre certezas, y muy lejos, lo suficientemente lejos de la traición”,  puntualizó en la capital cubana la portavoz de las FARC Erica Montero, en referencia a la suerte de otros movimientos guerrilleros colombianos que se desarmaron tras acuerdos con el gobierno.

Montero recordó en ese sentido los asesinatos del comandante Carlos Pizarro, del izquierdista M-19, “48 días después de haber firmado (en 1990) un acuerdo de paz con el gobierno de Virgilio Barco” y de Guadalupe Salcedo en 1957,  “luego de la desmovilización de la guerrilla liberal” formada en la época.

Poco antes de incorporarse a la mesa de negociaciones de paz con representantes del  presidente Santos,  Montero afirmó que “el gobierno y sus voceros (en La Habana) deben entender que no podrá darse la transformación de una organización armada en movimiento político (…) si no se conjura, desde ya, el instinto sanguinario de la guerra sucia”.

 “El desmonte del paramilitarismo y de la guerra sucia es una exigencia de la paz  y en esa dirección proponemos establecer un sistema de alerta temprana que informe a la mesa (de negociaciones) de la Habana la presencia de paramilitares en sus territorios, para que ésta pida a las autoridades acciones inmediatas de neutralización”, apuntó.

Los negociadores del gobierno no hicieron declaraciones. Tampoco hay certeza de cuándo las partes llegarían a un acuerdo en cuanto a las formas de resarcir a las víctimas de este conflicto, que en medio siglo ha dejado en Colombia 220 mil muertos y 5.5 millones de desplazados.

Hasta ahora las partes han alcanzado acuerdos parciales con vista a la realización de una reforma rural,  sobre las modalidades de participación de las guerrillas en la vida política del país y acerca del cultivo y tráfico de drogas ilícitas. Estos acuerdos, sin embargo, solo entrarían en vigor después de que se firme la paz y las FARC se desarmen.