El patriarca Kirill llegó a Cuba para entrevistarse con el papa Francisco

El líder de la Iglesia ortodoxa rusa visitará la isla durante tres días, y mañana se entrevistará con el pontífice católico durante tres horas en el aeropuerto de La Habana.
El presidente cubano, Raúl Castro, dio la bienvenida al patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa Kirill (c), en el aeropuerto José Martí en La Habana
El presidente cubano, Raúl Castro, dio la bienvenida al patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa Kirill (c), en el aeropuerto José Martí en La Habana (AFP)

La Habana

El patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, Kirill, llegó hoy a Cuba en visita oficial de tres días y mañana viernes aprovechará su estancia para sostener una reunión inédita con el papa Francisco,  en busca de dejar atrás casi mil años de desencuentros entre esas dos corrientes principales del cristianismo.

Kirill fue recibido por el presidente Raúl Castro al pie de la escalerilla del avión que lo trajo de Moscú y temprano en la mañana del viernes volverán a reunirse en el Palacio de la Revolución. Horas después, ambos se trasladarán al aeropuerto internacional de La Habana para darle la bienvenida al papa Francisco, quien es esperado a las 13:00, hora de México.

Los líderes de las dos iglesias dialogarán durante tres horas y media en la terminal aérea. La primera parte del intercambio será en privado, después suscribirán una declaración conjunta y hablarán a la prensa. Francisco proseguirá viaje a México a las 16:30, horas. El metropolita Hilarión confirmó hoy que el contenido de la declaración conjunta fue conciliado hasta alta horas de la noche del miércoles.

Los preparativos de la reunión entre los dos líderes religiosos se realizaron en secreto durante 20 años y su consumación  en Cuba puede poner fin a la ruptura registrada en el año 1052.

El avance del extremismo islámico en el Oriente Medio y África, y sus reiteradas masacres, incluidos de cristianos,  aceleró la reunión de La Habana, según fuentes oficiales de las dos iglesias.

La selección de Cuba como sede del intercambio se debe a que “es un territorio neutro, donde no existe dificultad de tipo confesional”, dijo el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, quien forma parte de la comitiva papal.

“De actor revolucionario, aislado entre los estados del hemisferio occidental, con la excepción de México y Canadá, Cuba ha pasado a ser vista como un país en transformación, insertado en el orden internacional vigente”, declaró a un medio estadunidense Arturo López-Levy, analista y profesor de origen cubano en la universidad de Texas-Río Grande Valley, al evaluar la participación isleña en este acontecimiento.

Krill también tiene previsto visitar al ex presidente Fidel Castro, retirado de la vida pública por razones de salud en 2006, y con quien se ha reunido en varias ocasiones, al igual que con su hermano, el presidente Raúl Castro.

“Cuando la Unión Soviética se desintegró, el imperialismo no tuvo en esa iglesia un aliado (…) por eso propuse construir en la capital cubana una catedral de la Iglesia ortodoxa, como un monumento a la amistad cubano-rusa”, escribió Fidel Castro en octubre de 2008.

Analistas consideran que el acercamiento entre las iglesias católica romana y la ortodoxa rusa beneficiaría al gobierno del presidente Valdimir Putin. “Rusia puede jugar un papel importante” en el enfrentamiento al fundamentalismo islámico, ha considerado el papa Francisco.

Durante su permanencia en la isla, Kirill será condecorado con la Orden José Martí –más alta distinción que concede el gobierno-  y terminará su estancia tras oficiar una “divina liturgia” el domingo en la catedral ortodoxa de La Habana. A las 11:00 horas de ese día continuará un periplo latinoamericano que incluye visitas a Brasil y Paraguay.