• Regístrate
Estás leyendo: Parque acuático donde se decapitó niño en tobogán, ignoró reglas de seguridad
Comparte esta noticia

Parque acuático donde se decapitó niño en tobogán, ignoró reglas de seguridad

La compañía Schlitterbahn y el director, Tyler Austin Milesm, fueron acusados ​​de homicidio involuntario por abrir un tobogán que no era seguro y causó la muerte de un niño de 10 años en 2016.

Publicidad
Publicidad

Luego de que Caleb Schwab, de 10 años, muriera en 2016 en el tobogán más alto del mundo, las investigaciones lanzaron que el parque acuático Schlitterbahn Waterpark en Kansas City, se apresuró a construir la peligrosa y estructuralmente complicada atracción.

Schlitterbahn y Tyler Austin Miles, ex director de operaciones, fueron acusados ​​de homicidio involuntario y varios cargos de agresión agravada, por poner en riesgo la vida de un niño e interferir con la aplicación de la ley al inaugurar el tobogán, pues no era considerado seguro.

TE RECOMENDAMOS: Muere un niño al arrojarse del tobogán más alto del mundo

Los investigadores dicen que la compañía sabía que el tobogán podría provocar lesiones y muertes, pero aún así se apresuró a abrirlo al público, e incluso, ocultaron informes de las personas que se lesionaron después de subirse al juego.

En un comunicado de The Washington Post la portavoz de la compañía, Winter Prosapio, negó que la empresa y Miles hayan ocultado o alterado las pruebas y que la muerte de Caleb, dijo, era el resultado de un accidente y no de un crimen.

La acusación de 47 páginas detalla la evidencia obtenida de correos electrónicos, memorandos, planos, videos, fotos y testimonios, y apunta que la empresa no respetó la seguridad de las personas al buscar romper un récord mundial.

El Verrückt (que significa demente en alemán) fue una creación de Jeff Henry, quien es copropietario de la compañía junto con sus hermanos, decidió construir el tobogán en una apuesta de último momento para impresionar a los productores de la serie Xtreme Waterparks de Travel Channel.

Así, Jeff junto con uno de sus socios, John Schooley, diseñaron e hicieron los cálculos para la construcción del tobogán pese a que ninguno de ellos contaba con los conocimientos necesarios en matemáticas, física o ingeniería.

Tras la construcción, Henry y Schooley contrataron a una empresa de ingeniería para realizar pruebas una semana antes de la inauguración, pero los resultados lanzaron que las balsas probablemente saldrían del tobogán, por lo que recomendaron no abrir la atracción, sin embargo, la recomendación fue ignorada.

La atracción se abrió al público en 2014 y cerró el 7 de agosto de 2016, cuando Schwab murió.

La negligencia del parque acuático Schlitterbahn Waterpark dejó, además de la muerte del niño, una docena de personas lesionadas, por lo que el viernes, un año y medio después, la Procuraduría General de Kansas anunció cargos penales contra la compañía.

JOS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.