Tiene parlamento griego última ocasión para evitar adelanto electoral

De acuerdo al régimen político griego, al mandatario se le elige de manera indirecta, es jefe de Estado pero carece de atribuciones sustantivas, sin embargo la constitución helénica ordena ...

Atenas

El parlamento griego tendrá este lunes la última votación para elegir al nuevo presidente del país, y si fracasa como en las dos anteriores, deberá convocar a elecciones generales donde podría ganar el opositor Syriza.

La sesión de voto está convocada para el medio día (10:00 GMT) y la meta de la coalición gobernante Nueva Democracia-Pasok es lograr 180 sufragios de otros tantos legisladores, a fin de evitar el adelanto electoral.

Esa meta es inferior en 20 votos a los que se requerían en las primeras dos rondas. Stavros Dimas, candidato de la coalición gobernante, alcanzó 160 en la primera y en la segunda 168.

De acuerdo al régimen político griego, al mandatario se le elige de manera indirecta, es jefe de Estado pero carece de atribuciones sustantivas, sin embargo la constitución helénica ordena elecciones generales si no hay acuerdo en su designación.

La posibilidad del adelanto electoral y que la Coalición Radical de Izquierda (Syriza) se erija con el triunfo ha creado expectación por el rechazo de esa organización al programa de austeridad que ha seguido Grecia.

El programa de esta organización fija la necesidad de auditar la deuda pública, renegociar su devolución y suspender sus pagos hasta que haya recuperación económica con crecimiento y empleo.

Establece que debe de subirse el impuesto sobre la renta hasta el 75 por ciento para los ingresos superiores al medio millón de euros anuales, y también elevar el impuesto de sociedades a la media europea para las grandes empresas griegas.

Pide también la adopción de un impuesto a las transacciones financieras, gravar a los productos de lujo y prohibición de los derivados financieros especulativos, como SWAPS y CDS.

También la abolición de los privilegios fiscales de la iglesia y de los armadores de barcos, combate al secreto bancario y a la fuga de capitales, además de la reducción del gasto militar y elevar al salario mínimo hasta los 751 euros mensuales brutos.

Para el líder de Syriza, Alexis Tsipras, el triunfo de la coalición en los comicios adelantados tendría el significado de iniciar un gran esfuerzo nacional para salvar a la sociedad y restaurar a Grecia.

Nuestro triunfo tendría repercusiones internacionales, pues estamos abiertos a una política alternativa en Europa, cambiando el experimento neoliberal de la eurozona a un modelo de protección social y crecimiento, añadió a la edición dominical del diario Avgi.

Horas antes el primer ministro griego Antonis Samaras se dirigió a los parlamentarios indecisos (135 se abstuvieron en la primera ronda y 131 en la segunda) para que voten por Dimas y eviten una revuelta sin sentido.

Aseguró también en una entrevista la tarde del sábado que la mayoría del electorado griego rechaza el adelanto electoral, pues generaría nerviosismo en la euro zona y consideró unilateral el programa de Syriza.

Desde Alemania, el ministro de finanzas Wolfgang Achaeuble ya advirtió que el adelanto electoral no cambiaría nada sobre la deuda de Grecia, y refrendó el apoyo si se sigue en el camino de las "duras reformas".

Grecia se encuentra a la fecha en una "prórroga técnica" de dos meses de las negociaciones para recibir mil 800 millones de euros, el último trecho del rescate financiero.

En esas negociaciones la llamada troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) espera alza del IVA a medicamentos y recorte de pensiones.

Ambas medidas se sumarían a las ya fijadas en el presupuesto 2015 por Samaras, que consisten en duplicar el IVA turístico y la congelación de pensiones.

De acuerdo a sondeos de principios de este mes, Nueva Democracia tiene una intención de voto de 20 por ciento y Pasok de 3.1 por ciento, frente al 27 por ciento de Siryza.