• Regístrate
Estás leyendo: Papa pide en la ONU no asfixiar a países en desarrollo
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 06:33 Hoy

Papa pide en la ONU no asfixiar a países en desarrollo

El papa Francisco dijo que los sistemas crediticios internacionales crean mayor pobreza, exclusión y dependencia en los países en desarrollo.


1 / 2
Publicidad
Publicidad

Agencias

El papa Francisco llamó a evitar el "abuso" de los países en desarrollo a través de su "sumisión asfixiante" a sistemas crediticios que crean "mayor pobreza, exclusión y dependencia", en un discurso pronunciado en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

"Los organismos financieros internacionales han de velar por el desarrollo sostenible de los países y la no sumisión asfixiante de éstos a sistemas crediticios que, lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia", afirmó el sumo pontífice argentino.

Jorge Mario Bergoglio insistió en que "ningún individuo o grupo humano se puede considerar omnipotente, autorizado a pasar por encima de la dignidad y de los derechos de las otras personas singulares o de sus agrupaciones sociales".

El Papa criticó lo que denominó "falsos derechos", contrarios al ideal limitación del poder que resultaría de la "distribución fáctica del poder (...) entre una pluralidad de sujetos".

Al contrario, lo que ocurre, denunció el Papa, es que hay "grandes sectores indefensos, víctimas más bien de un mal ejercicio del poder".

Denunció el "irresponsable desgobierno de la economía mundial, guiado solo por la ambición de lucro y de poder" y advirtió que esto debe llevar a una "severa reflexión sobre el hombre".

Francisco también afirmó la existencia de un "verdadero 'derecho del ambiente'" y dijo que cualquier daño a este "es un daño a la humanidad".

El pontífice declaró que los seres humanos "somos parte del ambiente" y que este "comporta límites éticos que la acción humana debe reconocer y respetar"

Pidió que la conferencia mundial sobre cambio climático de diciembre en París llegue a "acuerdos fundamentales y eficaces", en su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU.

A su llegada a la sede de la ONU, el Papa fue recibido por el secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, quien destacó que muchas personas se inspiran en su "humildad y humanidad".

Citó sus llamados a la acción global por la justicia social, la calidad de vida, la dignidad para todos y la lucha contra el cambio climático.

Francisco dio las gracias a los empleados de la ONU por un trabajo que dijo hace "posible muchas de las iniciativas diplomáticas, culturales, económicas y políticas" del organismo mundial.

Hablando ante casi 400 empleados en el vestíbulo de la sede de la ONU en Nueva York, el Papa elogió las contribuciones de cada uno, desde los funcionarios hasta los cocineros, desde los empleados de campo hasta los trabajadores de mantenimiento.

Se trata de la quinta visita de un Papa a la sede de Naciones Unidas, luego de las de Pablo VI en 1965, Juan Pablo II en 1979 y 1995 y Benedicto XVI en 2008.

Momentos antes de su llegada, se izó la bandera del Vaticano, la cual ondea por primera vez en la sede de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York.

El 10 de septiembre, la Asamblea General aprobó por mayoría abrumadora una resolución patrocinada por Palestina para permitir que las banderas de los Estados Observadores de la ONU pudieran ondear junto a las de los Estados miembros. La Santa Sede y Palestina son los dos únicos países observadores de la ONU.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.