Papa se disculpa por "pecados" de la Iglesia en genocidio en Ruanda

Al recibir al presidente del país africano, Paul Kagame, Francisco reconoció que algunos sacerdotes y monjas católicas "cedieron al odio y la violencia, traicionando su propia misión evangélica".
El papa manifestó "su dolor, el de la Santa Sede y de la Iglesia por el genocidio contra los tutsi".
El papa manifestó "su dolor, el de la Santa Sede y de la Iglesia por el genocidio contra los tutsi". (AP)

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco pidió hoy perdón por los "pecados" de la Iglesia y por sus miembros que "cedieron al odio" en el genocidio de 1994 contra la etnia tutsi.

Al recibir al presidente de Ruanda, Paul Kagame, el Papa le expresó esperanzas de que sus palabras ayuden al país africano a recuperarse del trauma.

Según un comunicado de la Santa Sede, pidió disculpas por "aquellos sacerdotes, religiosos y religiosas que cedieron al odio y a la violencia traicionando su propia misión evangélica".



En el encuentro con el presidente ruandés, el papa manifestó "su dolor, el de la Santa Sede y de la Iglesia por el genocidio contra los tutsi", además expresó su solidaridad a las víctimas y a quienes continúan sufriendo las consecuencias de aquellos hechos.

TE RECOMENDAMOS: Ruanda: del genocidio al paraíso emprendedor africano

Francisco ha manifestado su deseo de que "ese humilde reconocimiento de las culpas cometidas en aquella circunstancia", que han "dañado el rostro de la Iglesia" contribuya "a purificar la memoria y a promover con esperanza y renovada confianza un futuro de paz".

Para que esto "testimonie que es concretamente posible vivir y trabajar juntos cuando se pone en el centro la dignidad de la persona humana y del bien común".

En abril de 2014, Francisco recibió en el Vaticano a los obispos de Ruanda y ante ellos consideró "una prioridad la reconciliación y la cura de las heridas" del genocidio.

"Os animo a perseverar en este compromiso, que ya habéis asumido con numerosas iniciativas. El perdón de las ofensas y la reconciliación auténtica, que podrían parecer imposibles tras tanto sufrimiento, son sin embargo un don posible", dijo por entonces el Papa.



En el genocidio murieron más de medio millón de personas de la etnia tutsi a manos de los extremistas de los hutu y, a estos hechos contribuyeron algunos miembros de la Iglesia católica, que fueron juzgados por planear, ayudar y ejecutar los crímenes.

Un día después del término del último Jubileo de la Misericordia, el pasado 21 de noviembre, la Iglesia católica de Ruanda pidió perdón por "los errores cometidos" y expresó su consternación porque "personas de la Iglesia hubieran violado su juramento a Dios"

Durante las "cordiales" conversaciones entre el papa y Kagame se recordaron "las buenas relaciones existentes" entre la Santa Sede y Ruanda y se apreció especialmente "la senda de recuperación y estabilización social, política y económica del país".

Tras reunirse con el pontífice, Kagame mantuvo un encuentro con el secretario de Estado Pietro Parolin y con el secretario para las Relaciones con los Estados, Paul Richard Gallagher.


Dash