Francisco lava los pies de 12 reos en cárcel italiana

Durante la misa de Jueves Santo, el Papa condenó la pena de muerte, pues consideró que los reos tienen derecho a la reinserción y a tener una oportunidad para cambiar sus vidas.

Roma

 El papa Francisco lavó los pies de 12 reos, entre ellos dos musulmanes, un ortodoxo y un budista, durante la misa del Jueves Santo.

TE RECOMENDAMOS: Papa Francisco llama a los jóvenes a "levantar la voz"

Después de una breve reunión privada con los presos enfermos, el Papa celebró la misa de la Última Cena y el rito del lavado de pies con doce detenidos provenientes de siete países distintos en la prisión romana para hombres de Regina Coeli.

"Cada uno tiene la oportunidad de cambiar de vida y no tiene que ser juzgado", subrayó el Papa tras agregar que él mismo se considera "un pecador", en una homilía transmitida por Radio Vatican.

En la tradición cristiana, el Jueves Santo conmemora el día en que Jesucristo lava los pies de los apóstoles y celebró la institución de la eucaristía en su Última Cena.

Se trata de uno de los rituales de la Semana Santa que conmemora los últimos días de Jesucristo.

"Para mí visitar a los enfermos, ir a la cárcel, hacer sentir al preso que puede tener esperanza de reinserción, es eso lo que predica la iglesia", explicó el papa Francisco en un reciente libro de entrevistas.


Francisco dijo condenó la pena de muerte, pues afirmó que debe haber una reinserción a la vida en sociedad.

"Cada pena debe estar abierta al horizonte de la esperanza. Por esto no es humana ni cristiana la pena de muerta. Cada pena debe ser abierta a la esperanza, a la reinserción", dijo.

El Papa visita con regularidad las cárceles en sus viajes al exterior. En enero, tras visitar un centro penitenciario de mujeres en Santiago, calificó ese encuentro como el más emotivo del viaje a Chile.

TE RECOMENDAMOS: Papa condena a medios que "ensucian" a los migrantes

El jueves en la mañana, durante una misa tradicional en la basílica de San Pedro, delante de prelados y religiosos de Roma, el Papa les recomendó en ser "sacerdotes de calle", disponibles para los creyentes.