El Papa aboga por el diálogo interreligioso en Sri Lanka

Exhorta a los líderes del budismo, hinduismo e islamismo a que exijan a sus comunidades vivir los principios de paz que se encuentran en cada culto.
Dijo a los creyentes de diversas tradiciones que “tienen un papel esencial” en el proceso de paz.
Dijo a los creyentes de diversas tradiciones que “tienen un papel esencial” en el proceso de paz. (Giuseppe Cacace/AFP)

Colombo

El papa Francisco exaltó el valor del diálogo entre los practicantes de distintas religiones para consolidar la paz y acabar con la violencia en nombre de la fe, en dos discursos que pronunció ayer a su llegada a Sri Lanka durante el primer día de su segunda gira por Asia.

Jorge Mario Bergoglio comenzó el que es su séptimo viaje internacional, el más largo por número de días y de kilómetros que recorrerá, con un discurso en el aeropuerto de Colombo ante el nuevo presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, y otras autoridades del país anfitrión.

Culminó la jornada con un encuentro en el centro de congresos Bandaranaike con representantes de las diferentes religiones que conviven en el país: budistas, hindúes, musulmanes y comunidades cristianas que no son católicas.

Violencia injustificable

“Por el bien de la paz, nunca se debe permitir que las creencias religiosas sean utilizadas para justificar la violencia y la guerra”, señaló el pontífice ante 500 religiosos, principalmente budistas, y los líderes de varias creencias.

“Tenemos que exigir a nuestras comunidades, con claridad y sin equívocos, que vivan plenamente los principios de la paz y la convivencia que se encuentran en cada religión y denunciar los actos de violencia que se cometan”, agregó Francisco.

La historia de Sri Lanka, un país que ha vivido 26 años de guerra civil entre los tamiles y los cingaleses, concluida en 2009, sirvió al obispo de Roma como argumento para afirmar que es “una tragedia constante en nuestro mundo que tantas comunidades estén en guerra entre sí”.

En el discurso pronunciado a su llegada al aeropuerto aconsejó para el proceso de recuperación de Sri Lanka “la búsqueda de la verdad”, aunque, precisó, “no con el fin de abrir viejas heridas, sino más bien como un medio necesario para promover la justicia, la recuperación y la unidad”.

En este proceso para consolidar la paz de este país, en opinión del papa, “los creyentes de las diversas tradiciones religiosas tienen un papel esencial”.

En este país conviven budistas, que representan 70 por ciento de la población, con 12.6 por ciento de hindúes, 9.7 por ciento de musulmanes y alrededor de 7 por ciento de cristianos —5% católico—, de acuerdo con el censo oficial de Sri Lanka realizado en 2011.

Francisco concluyó su primera jornada en Sri Lanka con el encuentro interreligioso y mañana celebrará la canonización del que será el primer santo del país, José Vaz, en una ceremonia que tendrá lugar en el gigantesco parque Galle Face, que mide cerca de tres hectáreas.

Se espera que más de medio millón acudan a la ceremonia, considerada por Francisco “el momento culminante” de su visita.

La bienvenida

En el aeropuerto de Colombo 21 salvas de cañón, un coro de niños, bailarines de danzas tradicionales y 40 elefantes formaron parte del espectáculo de bienvenida para el pontífice.

La población se ha volcado con la visita de Francisco y decenas de miles de personas se agolparon en las carreteras engalanadas con banderas vaticanas y del país para ver pasar al principal representante de la Iglesia católica en su papamóvil.

Aunque en el programa estaba prevista una visita al arzobispado, tuvo que ser suspendida debido a que el papa acumuló demasiado retraso en su trayecto del aeropuerto a la residencia donde pernoctará en la capital de Sri Lanka —la nunciatura apostólica—, y se decidió anularla para dejar descansar al pontífice del largo viaje.

Francisco recorrió 28 kilómetros entre el aeropuerto y la nunciatura apostólica en el papamóvil bajo un intenso calor para poder saludar a las decenas de miles de personas que se juntaron a los costados de la carretera para verle pasar, y en algunos momentos se le vio cansado.

Además, se reunió en privado con el nuevo jefe de Estado, Sirisena, en el palacio presidencial, donde le regaló un atlas náutico de 1562 atribuido al cartógrafo español Bartolomé Oliva.

La presencia de Sirisena fue una novedad de las últimas horas, ya que el Vaticano había previsto que fuese el presidente saliente, Mahinda Rajapaksa, quien se encargase de ser el anfitrión; sin embargo, fue derrotado en las urnas apenas cinco días antes de la llegada del pontífice.

• • •

Condenan a cura pederasta polaco

Un cura católico polaco fue hallado culpable de abusar sexualmente de niños y sentenciado a 7 años de prisión. En su decisión, el tribunal de la occidental ciudad de Breslavia también prohibió al individuo, de 44 años, trabajar con jóvenes el resto de su vida y le ordenó que se someta a tratamiento psicológico.

El sacerdote fue identificado solo como Pawel K., acorde con las leyes polcas de privacidad. Fue arrestado en diciembre de 2012 en un hotel de Breslavia, donde había reservado una habitación con un adolescente, lo que llamó la atención de los empleados.

El juez, Maciej Skorniak, dijo que su culpa no estaba en duda debido al testimonio de una gran cantidad de víctimas, de quienes las autoridades encontraron imágenes en la computadora del religioso. El juez dijo que Pawel es un “tipo seductor, provocativo y peligroso”.

Aunque el veredicto puede apelarse, la arquidiócesis de Breslavia dijo que planea enjuiciarlo religiosamente y que no se le permitiría realizar funciones sacerdotales.

El cura ya había sido condenado en 2010 (aunque se anuló la sentencia) por posesión de pornografía infantil. Fue suspendido como sacerdote y vivía en una casa para religiosos retirados.

AP/Varsovia

• • •