Denuncian arresto de menores por sospecha de pandillerismo en NY

El operativo sucede tras las declaraciones del gobierno federal de que endurecería su ofensiva contra la pandilla MS-13, creada en los 80's en Los Ángeles y formada en su mayoría centroamericanos.
De acuerdo con documentos de la corte del distrito este de Nueva York, miembros de la MS-13 han sido acusados de cometer este año 17 asesinatos en la zona de Long Island.
De acuerdo con documentos de la corte del distrito este de Nueva York, miembros de la MS-13 han sido acusados de cometer este año 17 asesinatos en la zona de Long Island. (Notimex)

Nueva York

La Unión para las Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU) denunció que las autoridades de Suffolk, en el condado de Nueva York, arrestan a jóvenes y a menores de edad por la simple sospecha de que están involucrados con pandillas.

En un comunicado, el organismo indicó que hasta la semana pasada por lo menos nueve menores de edad fueron arrestados y privados de la libertad en los días recientes por sospechas a menudo infundadas de que cometen actos delictivos, sin que exista una investigación previa.

TE RECOMENDAMOS: FBI: 18% de los crímenes en EU son de hispanos 

El organismo civil destacó que los arrestos se basan en “evidencia cuestionable” proporcionada por la policía local a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), de acuerdo con entrevistas con los menores.

Los jóvenes fueron arrestados por usar “una camiseta negra en la escuela, jugar al futbol con presuntos miembros de pandillas o usar ropa con el logotipo del equipo de basquetbol de los Toros de Chicago”, de acuerdo con el NYCLU.

El operativo sucede en el marco de las declaraciones del gobierno federal de que endurecería su ofensiva contra la pandilla MS-13, creada en la década de 1980 en Los Ángeles y conformada por jóvenes en su mayoría centroamericanos.

De acuerdo con documentos de la corte del distrito este de Nueva York, miembros de la MS-13 han sido acusados de cometer este año 17 asesinatos en la zona de Long Island, donde está enclavado el condado de Suffolk.

En ese condado fue donde el presidente estadunidense Donald Trump ofreció el viernes pasado un discurso y alentó a la policía a la brutalidad al pedir a los oficiales que no fueran “demasiado amables” en su trato a los sospechosos de pertenecer al MS-13, a quienes calificó de “animales”.

El NYCLU denunció además que los menores de edad arrestados en Suffolk son enviados a centros de detención que se encuentran tan lejos como California, en el otro extremo de Estados Unidos, o en el estado de Virginia, a cientos de kilómetros de Nueva York.

“Ningún niño merece que su vida sea trastornada ni tampoco ser separado de su familia con base en acusaciones endebles”, señaló Donna Lieberman, directora ejecutiva de NYCLU.

Añadió que “los niños que en muchos casos llegaron a Estados Unidos para huir de la violencia de pandillas están siendo detenidos para enfrentarse a la deportación sin las protecciones o la investigación adecuadas. Seguiremos cuestionando la imprudencia de la máquina de deportación de Trump”.

Por su parte, Irma Solis, directora en Suffolk del NYCLU, consideró que los arrestos hacen que los menores teman tanto a las pandillas como al gobierno.

“Hemos escuchado de niños que tienen miedo de ir a la escuela o a salir de sus casas porque temen ser detenidos por ICE y separados de sus seres queridos, y todo porque alguien puede haber interpretado de manera incorrecta una camiseta”, aseguró Solis.

Las detenciones parecen continuar luego de la visita de Trump y de la denuncia del NYCLU. De acuerdo con una nota publicada este lunes en el diario The Daily News, seis jóvenes fueron arrestados este fin de semana en Suffolk por la sospecha de que pertenecen al MS-13.

El diario indicó que los arrestos sucedieron en un operativo realizado por las autoridades en cuatro bares “vinculados con la banda asesina MS-13”, aunque nunca hizo referencia a delitos supuestamente cometidos por los jóvenes.

Organismos civiles denunciaron durante la visita de Trump a Suffolk que la ofensiva del gobierno federal contra la pandilla MS-13 es en realidad una campaña en contra de los inmigrantes latinoamericanos.

“Seamos claros, el objetivo real de la red de arrastre del presidente Trump no son los delincuentes, sino los inmigrantes”, aseguró Solis durante la visita del mandatario a Suffolk.


jamj