Ataca Israel un campo de refugiados; hay 19 muertos

Tres mil palestinos se escondían en  una escuela de la ONU; el ataque también dejó 125 heridos.

Gaza

Al menos 19 palestinos refugiados en una escuela la ONU resultaron muertos este miércoles a causa de bombardeos israelíes contra la Franja de Gaza, según un nuevo balance, en momentos en que una frágil esperanza de tregua humanitaria parecía comenzar a tomar cuerpo.

El más sangriento de los episodios mortales en esta nueva jornada violenta tuvo lugar, precisamente, cuando obuses lanzados desde carros blindados israelíes dieron de lleno en dos salones de clase de una escuela de la UNRWA, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, ubicada en el campo de Jabaliya, precisó la fuente.

Numerosos civiles palestinos se han refugiado en escuelas de la UNRWA, en particular en Jabaliya, después de haber sido advertidos por el ejército israelí de que su localidad podría sufrir bombardeos masivos. Echados de sus casas a causa de los combates, unos 180 mil habitantes del territorio palestino viven en condiciones muy precarias en 83 escuelas gestionadas por la UNRWA.

Más temprano, en un ataque aéreo contra Jan Yunes (sur) hoy murieron ocho miembros de una misma familia, llevando a por lo menos 1,256 el número de palestinos muertos en más de una veintena de días de conflicto. Asimismo, en lo que va de esta 23ª jornada de ofensiva, murieron dos niñas y un adulto de mediana edad.

En el plano diplomático, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu pidió más ayuda estadunidense para negociar un alto al fuego en Gaza, según dijo en la jornada el jefe de la diplomacia norteamericana, John Kerry.

"Anoche conversamos y el primer ministro me habló de una idea y una posibilidad de un cese al fuego. Él lo mencionó, como lo ha hecho de forma reiterada", dijo Kerry el martes, agregando que Netanyahu afirmó que apoyará "un alto al fuego que permita a Israel defenderse contra los túneles y obviamente que no sea en detrimento del gran sacrificio que han hecho hasta ahora".

Varios proyectos de tregua han fracasado en los últimos días, mientras ambos bandos beligerantes parecían más decididos que nunca a continuar los combates. El movimiento islamista palestino Hamas advirtió que rechazará todo cese del fuego mientras continúen los ataques israelíes y no se levante el bloqueo a la Franja de Gaza.

Hamas no aceptará ningún "alto el fuego sin que cese la agresión y se levante el cerco", declaró Mohamed Deif, jefe de las Brigadas Ezedin al Qasan, ante la radio y la televisión del movimiento armado.

Esta declaración, que reitera la posición de los dirigentes islamistas desde el comienzo de la nueva guerra con Israel, fue hecha antes de un importante viaje a El Cairo de una delegación de la Organización para la Liberación de la Palestina (OLP), así como de los principales movimientos políticos palestinos, entre ellos el propio Hamas. La misma estará dirigida por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas.

Los dirigentes palestinos se reunirán con responsables egipcios, intermediarios habituales con los israelíes. A pesar de la negativa de Hamas, Yaser Abed Rabo, secretario general de la OLP, dijo después de consultas con éste y la Yihad Islámica, los dos principales grupos militantes de Gaza, que existía una "disposición para un alto al fuego y una tregua humanitaria de 24 horas".

Más de cien cuerpos fueron trasladados el martes a las diferentes morgues de Gaza, tras intensos ataques del ejército israelí sobre el enclave, mientras que otras 18 personas fueron abatidas en la noche por las bombas israelíes. Los ataques de la artillería israelí se intensificaron desde el lunes en la noche, y sobre todo en la madrugada del martes contra Jabaliya (norte).

Docenas de palestinos, incluyendo mujeres y niños, murieron en el enclave de Gaza mientras los esfuerzos diplomáticos de la comunidad internacional y los pedidos de que se ponga fin al derramamiento de sangre caían en saco roto. Esta madrugada, ya al comienzo del 23º día de ofensiva, dos niñas y un adulto murieron durante un bombardeo israelí contra el norte del enclave.

Los más de 240 niños muertos a causa de la ofensiva significan al menos el 29% de las víctimas civiles palestinas, según un comunicado de UNICEF. "Vemos niños asesinados, heridos, mutilados y/o quemados, además de estar aterrorizada la población. Las consecuencias son mucho más duras que en los anteriores brotes" de violencia en Gaza, dijo la responsable de la UNICEF en el lugar, Pernille Ironside.

La ofensiva de Israel, que comenzó el 8 de julio para poner fin a los disparos de cohetes contra el Estado hebreo, ha dejado 56 muertos del lado hebreo, tres de los cuales eran civiles. La única central eléctrica de la Franja de Gaza quedó fuera de funcionamiento tras los bombardeos del ejército israelí, había anunciado el martes el director adjunto de la autoridad de Energía de Gaza.

"La única central eléctrica de Gaza quedó fuera de funcionamiento tras un bombardeo israelí la noche pasada, que dañó el generador de vapor, antes de alcanzar las reservas de combustible que se incendiaron", declaró Fathi al Sheij Jalil. Se declararon importantes incendios en el sector de la central (en el centro del territorio palestino), impidiendo el acceso de los vehículos de auxilio. Esta planta suministra alrededor del 30% de la electricidad que consume Gaza.

Asimismo, según Al Sheij Jalil, "cinco de las diez líneas eléctricas que vienen de Israel para suministrar la Franja de Gaza fueron afectadas por los bombardeos israelíes, y los servicios de mantenimiento no logran acceder a la zona para repararlas". Además de una penuria crónica de agua, el enclave palestino, sometido desde 2006 a un bloqueo impuesto por Israel, sufre importantes problemas de suministro de electricidad.