Tres israelíes muertos tras dos ataques en Jerusalén

Dos palestinos asaltan autobús, acuchillan y disparan en su interior.
Choques registrados en Belén.
Choques registrados en Belén. (AFP)

Jerusalén

La violencia continuó ayer en pleno corazón de Oriente Medio con cuatro ataques palestinos en los que fueron asesinados tres israelíes y 22 resultaron heridos, que se suma a la muerte de uno de los atacantes y de un joven cisjordano en un enfrentamiento con soldados.

La ciudad de Jerusalén fue, de nuevo, blanco de varios ataques entre ellos el perpetrado por dos palestinos con un arma de fuego y un cuchillo en un autobús, en el que murieron dos israelíes y 16 fueron heridos.

Este último tuvo lugar por la mañana de ayer en el asentamiento judío de Armón Hanatziv, en Jerusalén Este, limítrofe con la población palestina de Yabel Mukaber, de donde procedían los dos jóvenes de 22 y 24 años que asaltaron un autobús.

Un policía disparó y mató a uno de los agresores y el otro fue aprehendido en el lugar, informaron las autoridades.

A este suceso precedió otro, grabado por cámaras de video y ampliamente difundido por internet, en el que un palestino atropelló aparentemente de forma intencionada a varias personas que esperaban un autobús en el barrio judío ultraortodoxo de Mea Shearim, antes de salir de su coche y apuñalar a los peatones.

Mató a una persona e hirió a otras siete hasta que llegaron las fuerzas de seguridad y lo abatieron a tiros.

También ayer, un palestino acuchilló en la ciudad israelí de Ranana, en el norte de Tel Aviv, al menos a seis personas, antes de ser detenido.

A estos incidentes se suma la agresión, también con arma blanca, de un judío israelí a otro, al que confundió con un árabe, en la localidad de Kiriat Ata, en el norte de Israel.

El gabinete israelí de seguridad decidió autorizar esta madrugada que la policía cierre barrios árabes de Jerusalén Este.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que tuvo una reunión de emergencia con su gabinete, advirtió que su país "ajustará cuentas con los asesinos, con los que intentan asesinar y con los que les asistan", y anunció "una serie de medidas audaces para acabar con la incitación y el terrorismo", que serán aplicadas "cuanto antes".

Además de los ataques y asesinatos, que el movimiento islamista Hamás "bendijo" desde la Franja de Gaza, también se volvieron a registrar ayer choques entre jóvenes palestinos y fuerzas de seguridad israelíes, en los que murió un hombre de 27 años en la localidad de Belén y resultaron heridos 130 palestinos, unos 80 en Cisjordania y 40 en Gaza.

Desde principios de mes han muerto en incidentes y ataques (en su mayoría de palestinos a israelíes) 30 palestinos —11 de ellos supuestos atacantes— y siete israelíes, a la vez que han resultado heridos más de mil 400 palestinos y alrededor de medio centenar de israelíes.