“En todos los países se practica la vigilancia masiva”: Snowden

El ex agente estadunidense conversó desde Moscú con Amnistía Internacional sobre derechos humanos e información.
La conferencia desde Rusia.
La conferencia desde Rusia. (Charles Platiau/Reuters)

París

Con motivo de un encuentro organizado en París por Amnistía Internacional (AI), con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos, con el apoyo del periódico Le Monde, de Mediapart y de Arte, Edward Snowden sostuvo ayer su primera conferencia en Francia. Ésta se desarrolló en directo vía video desde Rusia, donde Snowden está refugiado desde el verano de 2013.

A continuación, las principales declaraciones del ex agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), de Estados Unidos y ex asesor en informática de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), hoy conocido como “campanero” (“el que lanza alertas”) luego de revelar la dimensión de la vigilancia numérica de los servicios de inteligencia occidentales.

Lo que cambiaron sus revelaciones. Edward Snowden evocó las consecuencias de las informaciones que transmitió a la prensa internacional a mediados de 2012 [entre otros a periodistas de su confianza en el The Guardian de Londres, el Washington Post y el vespertino francés Le Monde entre otros, N. de la T.], lo que permitió una toma de conciencia de la opinión pública al nivel mundial sobre la necesidad de segurizar las comunicaciones que se transmiten en todo el orbe a través de los computadores y los smartphones.

“Lo que puede decir —afirmó Snowden— es que en muchos de los países occidentales, la situación empeoró. Pero se observa también que hay críticas y las seguirá habiendo contra el sistema. (...)  A partir del momento en que los programas de vigilancia comenzaron a funcionar, quedaron fuera del funcionamiento mismo de nuestra democracia. (...) Yo no quiero cambiar el mundo, ni la política de mi gobierna, sino solamente que vivamos en una democracia representativa. (…) [Pero] nada cambia en un mes, mucho menos en un año.”

¿Está Francia bajo vigilancia? “Yo no tuve acceso a informaciones secretas. Destruí todo, además de lo que les di a los periodistas. Ahora le toca a la prensa. Pero la vigilancia masiva tiene lugar en todos los países que tienen los medios para tener agencias de inteligencia. Hubo informes que mostraron que el programa [de telecomunicaciones] Orange proveía informaciones a la DGSE [Dirección Nacional de Seguridad Exterior]. (...) ¿Es justo esto? ¿Es moral violar los derechos humanos de la población? No ha habido una respuesta seria a esta pregunta en Francia.”

Sobre la tortura practicada por la CIA. Al respecto, el ex analista de la NSA dijo que “me sentí encolerizado con lo que leí. Las cosas que hemos hechos con los programas [de tortura] son inexcusables. (…) Si Estados Unidos permite a sus representantes torturar a las personas y no dar cuenta de ello, ¿qué decir de los Estados autoritarios? ¿Por qué los programas de tortura no fueron detenidos? No obstante, podemos ver (...): hubo informes escritos e inquietudes transmitidas a la CIA. La respuesta de la CIA fue decir que cesaran las críticas. Los oficiales de la CIA sabían que estaba mal, pero el público no estaba al corriente de los hechos. (...) Si los programas fueron suspendidos, es porque los periódicos los revelaron.”

¿Y ahora? ¿Qué es lo que espera Snowden? “Yo quisiera volver a Estados Unidos. Es mi casa”, aceptó el ex agente. Y si bien reconoció que “me gustaría viajar a Europa occidental”, compartió con los franceses su deseo de volver a su país. Y pidió “absolutamente protecciones para los ‘lanzadores de alertas’”.