El acuerdo nuclear puede rebajar la tensión en Siria

El acuerdo alcanzado entre Irán y las potencias de Occidente puede suponer una oportunidad para bajar la tensión que existe entre las regiones de Siria que se encuentran en guerra.
 Los medios de comunicación y los analistas políticos iraníes reaccionaron hoy con alegría y satisfacción ante el anuncio del acuerdo nuclear alcanzado entre Teherán y las potencias del Grupo 5.
Los medios de comunicación y los analistas políticos iraníes reaccionaron hoy con alegría y satisfacción ante el anuncio del acuerdo nuclear alcanzado entre Teherán y las potencias del Grupo 5. (EFE)

Beirut

El acuerdo alcanzado entre Irán y las potencias puede suponer una oportunidad para rebajar la tensión en Siria, que  es el escenario de una guerra con implicaciones regionales, donde la República Islámica es uno de los principales valedores del régimen de Bachar al Asad.

Expertos consultados por Efe no descartan que el acercamiento entre Irán y EEUU pueda facilitar una reducción de la confrontación entre Teherán y Riad en la región,  que en el caso de Siria se refleja en el apoyo del primero a Al Asad y del segundo, a la oposición.

"Soy bastante optimista sobre las repercusiones que esto tendrá en Siria, pero todavía hay que esperar", señaló el analista militar libanés Hisham Yaber, que considera que el pacto puede allanar el camino para encontrar una solución dialogada entre los sirios.

Sin embargo, habrá que aguardar a que el acuerdo sea firmado y luego ratificado por el Congreso de EEUU y el Parlamento iraní y, a partir de ahí, "empezarán a abordarse otros temas pendientes, porque Washington y Teherán están interesados en cooperar", dijo el general jubilado.

Uno de los asuntos será la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), donde, según Yaber, ambas partes ya colaboran pero extraoficialmente en Irak.

"En el caso de Siria, la situación es más compleja, por tanto es más complicado que cooperen para luchar contra el EI", reflexionó.

Desde que la coalición internacional, liderada por EEUU, inició los bombardeos en Irak contra el EI se ha coordinado con las autoridades de este país; algo que aparentemente no ha pasado en Siria por el respaldo de Washington a la oposición a Al Asad.

El analista del Centro Árabe para la Investigación y Estudios Políticos (CAIEP) Marwan Kabalan explicó que hay dos visiones sobre el impacto del acuerdo iraní en el territorio sirio.

La primera defiende que el pacto supone una aceptación de Occidente del régimen de Teherán, con lo que no tratará de desestabilizarlo en el futuro.

"Esto haría que Irán se relaje e impulse una bajada de la tensión en la región, incluido Siria", opinó el experto.

La otra sostiene que la República Islámica se sentirá fortalecida y alentará un enfoque más agresivo en el territorio sirio y el resto de Oriente Medio para consolidar su influencia regional, lo que se traduciría en un incremento del apoyo a Al Asad y la búsqueda de una solución militar.

"Es muy difícil saber cuál de estos dos enfoques prevalecerá en Irán", indicó el director de Análisis Político del CAIEP.

El experto del centro de estudios Carnegie de Oriente Medio de Beirut Yezid Sayigh subrayó que no tiene por qué haber una conexión inmediata entre el acuerdo y la situación en Siria, "aunque obviamente hay un cambio en el diálogo político" a nivel internacional.

"Esto puede suponer una oportunidad para aliviar la tensión en la zona entre Irán y Arabia Saudí, aunque tomará tiempo", reflexionó.

Sea como fuere, el analista destacó que antes de ver un hipotético diálogo entre el régimen y la oposición en Siria habrá una escalada de la violencia en este país.

En cuanto a la batalla contra el EI en el suelo sirio, Sayigh expresó sus dudas de que vaya a haber una mayor coordinación entre Teherán y Washington.

"Así como en Irak, tanto Irán como EEUU están en el mismo bando, no estoy tan seguro de que vayan a cooperar en Siria, porque tienen agendas diferentes", indicó.

Irán y el Grupo 5+1 (EEUU, Rusia, China, el Reino Unido, Francia y Alemania) anunciaron ayer en Viena que habían llegado a un acuerdo para limitar el programa atómico iraní y que no pueda producir armas, al tiempo que se levantan las sanciones que estrangulan la economía.

Junto a Moscú, Teherán es uno de los principales aliados internacionales del régimen de Damasco, al que lleva respaldando económica y militarmente en estos cuatro años de guerra.