Pacto con Irán, pese a “pierna rota”: Kerry

Tras un accidente de bicicleta en Francia, el jefe de la diplomacia de Estados Unidos afirma que el acuerdo nuclear será firmado antes del 30 de junio.
El jefe secretario de Estado (centro) es un amante del ciclismo, pero el domingo se quebró un fémur cerca del puerto de la Colombière.
El jefe secretario de Estado (centro) es un amante del ciclismo, pero el domingo se quebró un fémur cerca del puerto de la Colombière. (Jean-Christophe Bott/EFE)

Washington

El secretario de Estado estadunidense, John Kerry, se dijo comprometido a lograr un acuerdo final sobre el programa nuclear iraní antes del 30 de junio, pese al accidente de bicicleta que sufrió el domingo en Francia, que le dejó el fémur de la pierna derecha roto y que lo obligó a volver a su país.

Incluso antes de que el avión militar que lo llevaba de regreso a Boston (noreste) aterrizara anoche, el Departamento de Estado quiso dejar las cosas claras: "En junio, el objetivo principal del secretario de Estado siguen siendo las negociaciones con Irán", afirmó su vocera, Marie Harf.

"Quiero ser muy clara sobre esto. Su herida no cambia nada. Él y todo su equipo están completamente concentrados en una misma fecha, el 30 de junio, plazo límite" para alcanzar un acuerdo con Teherán sobre su programa nuclear, añadió.

Incluso el mismo Kerry escribió en Twitter la tarde de ayer, antes de despegar de Ginebra, que estaba "ansioso" por ponerse de pie y "regresar al Departamento de Estado (pero) mientras tanto el trabajo continúa".

La víspera de su accidente, Kerry negoció seis horas en Ginebra con su par iraní Mohamed Zarif para concluir un acuerdo definitivo en el plazo previsto entre las grandes potencias e Irán.

Mientras, el Senado en Washington no logró llegar a un acuerdo para ampliar las medidas actuales enmarcadas en la Ley Patriota ni para una reforma de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), cuyos programas dejaron de funcionar en forma automática la medianoche del domingo.

La Cámara alta abrió ayer el debate sobre el proyecto de reformas que ya recibió la aprobación de los diputados, y que si se aprueba podría volver a facilitar a la NSA el acceso a los metadatos, aunque de forma limitada. También el Buró Federal de Investigaciones (FBI), que desde anoche perdió varias de sus competencias especiales en investigaciones antiterroristas, podría recuperarlas de forma ilimitada.

En tanto, el senador republicano Lindsey Graham se convirtió en el noveno aspirante a la nominación presidencial republicana para los comicios de 2016 en EU, con un acto en el que prometió derrotar a los "enemigos del país" y proyectar una imagen de fuerza en el mundo.

Graham, a punto de cumplir 60 años, eligió la pequeña localidad de Central (Carolina del Sur), donde nació y creció, para dar un discurso con eje en la política exterior. El veterano legislador es conocido por su adhesión a la política de "paz a través de la fuerza" de Ronald Reagan (1981-1989) durante la guerra fría.

Del lado demócrata, la ex prrimera dama y ex canciller Hillary Clinton anunció que hará su primer gran mitin el 13 de junio en Nueva York.

"#Hillary2016 comienza aquí", escribió su equipo de campaña en Twitter, en un mensaje cuyo enlace llevaba a una imagen anunciando el "Lanzamiento oficial de la campaña de Hillary", la gran favorita hasta ahora en sus filas, el 13 de junio en Roosevelt Island, en el East River.