• Regístrate
Estás leyendo: Pablo Escobar escogía a sus amantes para protegerse, afirma viuda
Comparte esta noticia

Pablo Escobar escogía a sus amantes para protegerse, afirma viuda

Victoria Henao, viuda del capo colombiano, publicó un libro de sus memorias donde cuenta cómo el narcotraficante obtenía datos vitales gracias a sus romances.
Publicidad
Publicidad

Quiere alejar el fantasma de su marido pero su relato augura que se irá a la tumba acechada por la alargada sombra del capo. La viuda del mafioso más sanguinario de la historia, el único que recurrió al terrorismo salvaje para arrodillar al Estado, rompe un silencio de décadas para contar su verdad en Mi vida y mi cárcel con Pablo Escobar. Pero no remueve los cimientos del Estado destapando secretos comprometedores. Lo suyo es señalar con el dedo sin hurgar en las heridas.

"Estuve enamorada de él, y en virtud de eso hice todo lo que estuvo a mi alcance para cuidar de mi familia y de mi matrimonio", escribe Victoria Eugenia Henao, 57 años, exiliada en Buenos Aires, donde reside con sus dos hijos y su nuera desde 1995. 

"Pido con humildad y respeto ser escuchada como individuo y como mujer. No inicié este camino para buscar que me exoneren". Quizá tampoco lo lograría aunque lo pretendiera, hastiados sus compatriotas de que series, películas y libros sobre Escobar sigan nutriendo el infausto icono.

Lo que resulta evidente es que intenta justificar su vida junto al criminal apelando a su excesiva juventud en los primeros tiempos del matrimonio -se casó a los 15 años- y a su ignorancia acerca de los negocios turbios.

"De un momento a otro observé que el crecimiento de la fortuna de mi marido era sostenido y que las penurias empezaban a ser cosa del pasado. En el primer trimestre de 1978 compró (...) una vivienda con piscina, varias habitaciones, garaje y un hall muy amplio, con vidrieras gigantes".

En otros pasajes cae en la tentación de victimizarse por los años en que los atentados de cárteles rivales y el acoso de las autoridades obligaron a los Escobar Henao a sobrevivir en guaridas, así como la estigmatización que siempre les acompaña.

Además de plasmar sus recuerdos, Victoria Eugenia viajó a Medellín para recabar datos sobre las amantes de Escobar entre viejos alfiles del narco. Mujeriego impenitente, no sólo enamoraba a las reinas de belleza a golpe de talonario y a personajes tipo Virginia Vallejo, la famosa presentadora de televisión que ejerció de asesora de imagen en su breve carrera política. También conquistaba funcionarias en puestos clave que ayudaron a eludir el cerco de las autoridades.

Se trataba de "un grupo de damas, más pequeño, que además del romance en sí mismo eran muy útiles para sus negocios y su protección", describe Henao. "Ocupaban cargos importantes en las entidades del Estado encargadas de perseguirlo.

Pablo fue amante de una de las secretarias del ministro de Defensa, el general Miguel Vega Uribe, quien ocupó el cargo entre 1985 y 1986, en el gobierno de Belisario Betancur. Un coronel del Ejército que trabajaba para Pablo llevó a la hacienda Nápoles a la joven y bonita mujer, con la que mi marido habría de sostener un tórrido romance. Al poco tiempo él tenía al alcance datos exactos sobre el día y la hora en que se producirían operaciones militares contra él".

En el Ministerio de Justicia mantuvo una relación sentimental con una alta funcionaria que le proporcionó "información vital. Por ejemplo, un viernes fue a buscarlo y le dijo que al día siguiente se llevaría a cabo un operativo contra varios laboratorios de procesamiento de coca situados en cercanías de la hacienda Nápoles. Los datos fueron oportunos porque los hombres de Pablo alcanzaron a cambiar de lugar todos los elementos y de esa manera evitaron perder una gran cantidad de dinero. Mi marido tenía mujeres informantes en muchos sitios, como el F-2 (Ejército), el servicio de inteligencia de la Policía, Interpol, y el DAS (Departamento Administrativo de Seguridad)".

Entre los siniestros personajes que desfilan por el libro, figuran Fidel Castaño y su hermano Carlos, fundadores de los tenebrosos paramilitares. 

El 'perdón' de otros narcos


"En Fidel Castaño encontré un hombre respetuoso, inteligente y glamuroso al que le gustaban el arte -como a mí-, la buena mesa y los vinos de calidad", rememora la viuda, que contaba en su propia colección privada con obras de Rodin, Botero, Negret, Obregón, entre otros grandes maestros. "No fueron muchas las veces que lo vi, pero sí suficientes para hablar durante horas de los pintores que nos gustaban, de las técnicas más adecuadas, de las tendencias artísticas más perdurables".

Años más tarde, los Castaño se unen al cártel de Cali y fundan los PEPES (Perseguidos de Pablo Escobar) para aniquilar a la mafia de Medellín. Al morir Escobar acribillado a balazos, la viuda ve en Fidel su única tabla de salvación.

"Le escribo para pedirle que nos perdone la vida a mis hijos y a mí. Sabe que durante largo tiempo le supliqué a Pablo por la no violencia, pero nunca me escuchó (...) Mi rol siempre fue el de una madre comprometida a cuidar y educar a sus dos hijos. Le pido que me colabore en hablar con todos los jefes de todos los carteles. Fidel, por Dios, se lo suplico, nos van a matar, necesito de su comprensión".

No sólo logra que el resto de capos, incluidos los Rodríguez Orejuela, les perdonen, en especial a su primogénito, al que consideraban heredero natural de su padre, si bien debió entregar a cada uno parte de sus cuantiosos bienes en señal de reparación. "También me informaba [Fidel] que le había dado la orden a su hermano Carlos de devolverme algunas obras de arte que los PEPES nos robaron durante la cacería de Pablo, incluida la famosa pintura 'Rock and Roll' o 'Los danzantes' del artista español Salvador Dalí".

En esos meses posteriores a la muerte de Escobar, cuando huían de enemigos y buscaban un país extranjero que les acogiera, la viuda recurre al presidente César Turbay. Su hija, la periodista Diana Turbay, fue secuestrada por el capo del cártel de Medellín y murió en el fallido intento de rescate.

"-Señora, cómo se le ocurre llamarme a mí... es que su marido me mató a Dianita... acuérdese de Dianita-. -Señor presidente, tiene toda la razón, pero no tengo la culpa de las locuras que hizo mi marido. Ayúdeme, tengo una hija y un adolescente...-. -Bueno señora muy a pesar del dolor que su marido le produjo a esta familia, le voy a ayudar-."



​jbh

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.