Oposición siria confía en solución negociada pese al fracaso de Ginebra

Ahmed Toma, primer ministro del gobierno de transición de la oposición siria, se mostró optimista y mostró su esperanza en que "la comunidad internacional en el futuro ejerza más presión sobre el ...
Una refugiada siria de etnia kurda mira detrás de una reja en el campo de refugiados de Qushtapa, cerca de Erbil, en Irak
Una refugiada siria de etnia kurda mira detrás de una reja en el campo de refugiados de Qushtapa, cerca de Erbil, en Irak (AFP)

Berlín, Beirut

El primer ministro del gobierno de transición de la oposición siria, Ahmed Toma, declaró hoy que todavía "cree en una solución negociada" para pacificar el país, pese al fracaso reciente de las negociaciones de Ginebra. "A pesar de todo todavía creo en una solución negociada y espero que la comunidad internacional en el futuro ejerza más presión sobre el régimen sirio", dijo Tomah a un grupo de periodistas en Berlín.

La conferencia de Ginebra comenzó el 22 de enero en Suiza y las negociaciones entre Damasco y la oposición continuaron hasta el 15 de febrero, pero no fueron fructíferas. Tomah se reunió el miércoles, junto con varios miembros del gobierno de transición opositor, con el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, y considera que Alemania puede contribuir a hallar una solución para su país.

El ministro de Economía y de Finanzas del gobierno de transición de la oposición siria, Abrahim Miro, recordó que Alemania creó un fondo con los Emiratos Árabes Unidos para financiar los proyectos para ayudar a reconstruir las zonas controladas por la oposición moderada. "Esperamos la adhesión de Francia y del Reino Unido" al fondo, añadió. Además Tomah confirmó la detención de familiares de opositores que acudieron a la conferencia de paz de Ginebra a finales de enero.

De otra parte, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora, instó hoy a la ONU a llevar a cabo una investigación sobre la emboscada tendida el miércoles por el Ejército sirio "a un convoy de civiles" y rechazó que se tratara de un grupo de combatientes opositores, tal y como sostiene el régimen. En un comunicado, la CNFROS "condenó el acto cobarde del asesinato de civiles que intentaban escapar del cerco impuesto por el régimen de Bachar al Asad al distrito de Guta Oriental, en las afueras de Damasco".

Según la agrupación opositora, los civiles se marchaban de allí por la falta de alimentos y medicinas. La CNFROS solicitó una investigación independiente de los sucesos y pidió que los responsables rindan cuentas ante la justicia. Medios oficiales sirios, que citaron una fuente castrense, informaron ayer de la muerte de 175 milicianos de brigadas islamistas que se trasladaban por una carretera al norte de la capital. El opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos rebajó la cifra de víctimas a 152, aunque confirmó la versión del régimen de que los muertos eran combatientes de la oposición.

En un comunicado, el Frente Islámico, la principal coalición armada islamista, rechazó que ninguno de sus hombres falleciera en la emboscada y afirmó que los muertos eran civiles que intentaban salir de Guta Oriental. Esa organización redujo también la cifra de muertos a 45. Más de 140 mil personas han perdido la vida desde el inicio del conflicto en Siria en marzo de 2011, según el Observatorio.