Oposición siria emite de nuevo reservas sobre su participación en Ginebra 2

Reunida en Estambul, los grupos opositores mostraron nuevamente su división, mientras en Siria los rebeldes recuperaban una base cerca de Alepo y once civiles, entre ellos cuatro niños, morían en ...
Un miliciano rebelde mira hacia el cielo mientras sostiene una ametralladora antiaérea en Alepo
Un miliciano rebelde mira hacia el cielo mientras sostiene una ametralladora antiaérea en Alepo (AFP )

Estambul, Beirut

La oposición siria, más dividida que nunca, expresó hoy una vez más sus reservas en cuanto a su participación en una eventual conferencia de paz en Ginebra, junto al régimen de Damasco, durante una reunión en Estambul. Sofocado en medio de las presiones contrarias de sus socios occidentales y de los grupos rebeldes que combaten en el terreno, el principal grupo político opositor a Bashar al Asad exigió "gestos" del régimen de Damasco y de sus aliados rusos antes de tomar cualquier decisión.

"Siempre hemos dicho que estamos totalmente a favor de Ginebra pero tememos que, si vamos, el régimen de Asad no aplique seriamente [las decisiones tomadas], declaró un portavoz de la Coalición de oposición. "Todo el mundo sabe que el régimen de Asad intenta ganar tiempo", afirmó Khaled Saleh ante la prensa. "Queremos ir a Ginebra, pero todo el mundo debe [tomar las negociaciones] seriamente, no solo el régimen de Asad sino también sus aliados rusos, queremos que los rusos ejerzan una fuerte presión" sobre Damasco, añadió.

Unos días antes de viajar a Turquía, el presidente de la Coalición, Ahmat Jarba, puso condiciones muy estrictas a la participación de este grupo a la conferencia internacional de paz. Exige sobre todo que la reunión desemboque en la dimisión del presidente sirio Bashar al Asad, algo que Damasco rechaza categóricamente. Su portavoz reiteró hoy esta exigencia. "Se ha vuelto claro para todo el mundo que Asad no puede ejercer ningún rol si se aplica realmente Ginebra 2, ya sea en un período transitorio o después", dijo Khaled Saleh.

La reunión en Estambul, que reúne a todas las facciones de la oposición, continuaba esta noche y probablemente prosiga "al menos" hasta el domingo por la noche. Tal y como lo subrayó el martes el emisario especial de la ONU y de la Liga Árabe, Lajdar Brahimi, "la oposición (siria) está dividida y no está dispuesta" a sentarse en la mesa de negociaciones con Bashar al Asad.

El principal componente de la coalición, el Consejo Nacional Sirio (CNS), presente en Estambul, descartó ya completamente participar e incluso amenazó con salirse de la coalición si algunos de sus miembros viajan a Ginebra. Unos veinte grupos rebeldes influyentes amenazaron con juzgar por "traición" a los que estén tentados de negociar, dando a entender claramente que serían ejecutados.

Del otro lado, los once países occidentales y árabes que apoyan a los adversarios del régimen de Damasco los presionan para que acudan a Ginebra, porque es la única solución que ven a la guerra. A finales de octubre, estos países insistieron en que Asad no debe desempeñar "ningún papel en el futuro gobierno" del país. Rebeldes y yihadistas recuperaron las posiciones perdidas por el avance del ejército sirio en la "Base 80", cerca del aeropuerto de Alepo (norte), ciudad en la que once civiles murieron hoy en combates, informó una ONG siria.

"Los combates causaron estragos el viernes por la noche entre el ejército, apoyado por el Hezbolá chiita libanés, por un lado y los rebeldes y los yihadistas del Estado Islámico en Irak y en Levante (EIIL) y el Frente al Nosra", afirmó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). Los combatientes antirrégimen aprovecharon el anochecer para atacar los tanques con unos veinte cohetes de tipo Grad y "recuperaron los sectores conquistados durante el día por el ejército", precisó Rahman, que se informa gracia a una red de activistas y de fuentes médicas.

Los combates causaron al menos 53 muertos -22 rebeldes, once del EIIL y de Al Nosra y 20 soldados, afirma la ONG, que no dispone de un balance para el Hezbolá, aliado del régimen del presidente sirio Bashar al Asad. Según el director del OSDH, el régimen quiere reabrir el aeropuerto de Alepo y sólo puede hacerlo si controla la "Base 80". El ejército avanzó recientemente en el este de Alepo, tomando el control de Sfira, una ciudad en poder de los rebeldes desde hacía un año y situada cerca de la Base 80.

En la ciudad de Alepo, once civiles, entre ellos cuatro niños, murieron hoy en dos barrios donde se libran combates, informó el OSDH. La guerra en Siria ha causado más de 120 mil muertos según el OSDH y millones de refugiados y desplazados según la ONU.