Oposición pide protestar en elección de la Constituyente

La Mesa de Unidad Democrática desafía el veto de Nicolás Maduro para manifestarse mañana durante los comicios para elegir la asamblea que redactará otra Carta Magna.
Ayer, la jornada de marchas tuvo focos de violencia pero no logró convocar como en días anteriores.
Ayer, la jornada de marchas tuvo focos de violencia pero no logró convocar como en días anteriores. (Carlos García/Reuters)

Caracas-México

La oposición pidió tomar mañana las vías estratégicas de Venezuela durante la elección de la Asamblea Constituyente, pese a que el gobierno de Nicolás Maduro amenazó con encarcelar a quienes boicoteen la votación.

“Maduro, te pusiste la soga al cuello, te jugaste la última carta, el que te lo recomendó, te está empujando al barranco”, dijo el líder opositor Henrique Capriles en una rueda de prensa de la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Tras concluir en la mañana una huelga de 48 horas que dejó ocho muertos, pequeños grupos bloquearon ayer con barricadas avenidas del este y oeste de Caracas y de ciudades como Maracaibo, San Cristóbal y Guayana, desatándose choques con militares y policías.

A ratos con fuerte lluvia, varias calles del este capitalino —bastión opositor— estaban desoladas, sin tránsito vehicular, pero el comercio abrió. El transporte en otros sectores funcionó normalmente.

La oposición mantendrá las protestas pese a la prohibición del gobierno de realizar movilizaciones que afecten la elección de los 545 asambleístas y la amenaza de cárcel de cinco a 10 años a quienes la obstaculicen.

“Dice la derecha que le va a impedir al pueblo salir a votar. ¿Ustedes creen que eso es posible? Jamás”, afirmó Maduro en un acto de entrega de viviendas.

La Constituyente aumentó la tensión en un país polarizado y sumido en una profunda crisis, con una brutal inflación y una grave escasez de alimentos y medicinas.

Desde que iniciaron hace cuatro meses, las protestas opositoras que exigen la salida de Maduro dejan 113 muertos, miles de heridos y detenidos.

En vísperas de la elección, Estados Unidos sancionó a 13 funcionarios y militares venezolanos, entre ellos la presidenta del poder electoral, Tibisay Lucena, acusándolos de “minar la democracia” y de actos de violencia o corrupción.

En una llamada telefónica, el vicepresidente estadunidense, Mike Pence, reiteró al líder opositor Leopoldo López, bajo arresto domiciliario, que si Maduro impone la Constituyente, su país responderá con más sanciones económicas.

Ayer el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció que su país no reconocerá la Constituyente que, según la encuestadora Datanálisis, es rechazada por 70% de los venezolanos.

“Esa Asamblea Constituyente tiene un origen espurio y por consiguiente sus resultados tampoco podremos reconocerlos”, declaró Santos durante un acto público en la ciudad de Barranquilla (norte).

La elección generó temores por un mayor caos y violencia. Muchos se abastecieron de alimentos para estos días y miles cruzaron la frontera hacia Colombia.

EU pidió a sus diplomáticos sacar a sus familias de Venezuela, tras lo que el gobierno de Maduro lo acusó de hacer creer que el país está “al borde de una guerra”. Canadá recomendó a sus ciudadanos evitar viajar a este país y salir a los que están ahí.

La oposición se marginó, alegando que la Constituyente no fue convocada en referendo y que el sistema comicial fue diseñado para que el gobierno la controle y haga una Carta Magna para instaurar una dictadura.

Según analistas, el rechazo a la Constituyente afecta su legitimidad, por lo que el gobierno moviliza a sus bases buscando evitar la abstención, tras los 7.6 millones de votos que la oposición asegura logró en el plebiscito simbólico que hizo hace dos semanas contra esa iniciativa.

Pero debido al método de elección, que combina sufragio por territorios y sectores sociales, 62% de los 19.8 millones de electores podrá votar dos veces, lo que dificulta el cálculo de participación, según el experto electoral Eugenio Martínez.

El poder electoral flexibilizó los requisitos de votación, permitiendo a los ciudadanos sufragar en cualquier centro de su municipio.

LLAMADO DE LA SRE

El gobierno mexicano recomendó a sus ciudadanos que viajen a Venezuela mantenerse alejados de las zonas de protestas y seguir las informaciones de las aerolíneas.

Al actualizar ayer la denominada “guía del viajero” en su página de internet, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) recordó que la compañía aérea colombiana Avianca suspendió operaciones en Venezuela y que la estadunidense Delta tiene programado retirarse el 23 de septiembre.

La francesa Air France anunció anoche que suspenderá sus vuelos a Caracas entre el 30 de julio y el 1 de agosto.

“Es altamente recomendable evitar áreas en donde ocurran manifestaciones masivas y se le exhorta a mantenerse continuamente informados a través de medios locales sobre los lugares en donde se concentrarán las mismas con objeto de usar rutas alternas y evitar cualquier enfrentamiento que ponga en peligro tu integridad física”, precisa la guía de la SRE.

La cancillería mexicana señala que Venezuela “atraviesa por una situación interna compleja desde el punto de vista político, económico y social, que podría representar inconvenientes”. También alerta de la inseguridad y de la escasez de alimentos y medicinas.