Tiene AL oportunidad de liberarse de nacionalismos enfermizos

El autor de novelas como “El peso de la noche” recordó que ya el año pasado junto con Mario Vargas Llosa y otros intelectuales de ambos países firmaron el “Llamado a la concordia” de cara a la ...

Madrid

América Latina tiene la oportunidad de liberarse de nacionalismos enfermizos, si soluciona sus problemas mediante acuerdos pacíficos y proyectos como la Alianza del Pacífico, afirmó el escritor chileno Jorge Edwards.

El también diplomático explicó también la actitud que asumieron Chile y Perú por su contencioso marítimo tras la sentencia del Tribunal de La Haya, que se basó en la discreción y la cordura, destacó este domingo el diario español El País.

Aclaró que queda mucho por hacer en las relaciones de Chile y Perú, pero la voluntad de paz entre ambos países “se mostró sólida, inspiradora, difícil de torcer”.

El autor de novelas como “El peso de la noche” recordó que ya el año pasado junto con Mario Vargas Llosa y otros intelectuales de ambos países firmaron el “Llamado a la concordia” de cara a la sentencia de La Haya, que levantó muchos apoyos y “un progreso subterráneo hacia la cultura de paz”.

Consideró que esa forma serena y sin prejuicios en que se abordado el resultado de este contencioso beneficia a la Alianza del Pacífico, que va más allá de lo comercial, y si hay inversiones en todos lados eso ayudará a mejores las relaciones entre los países.

Apuntó que se habla “en puntos heterogéneos, distantes, que un acuerdo con Bolivia (sobre su reclamo a Chile de salida al mar) podría ser la siguiente fase”, como lo dicen Mario Vargas Llosa o el socialista Camilo Escalona.

Edwards refirió que con todo ello se está “en el comienzo de un Cono Sur cambiado, modernizado”, cuya armonía sería fundamental para el conjunto de América Latina, que podría “dejar de ser el continente tonto del que hablaba, con mala uva, el inefable e incambiable Pío Baroja”.

Enfatizó que un camino a seguir es iniciar el trabajo en el gobierno presente y continuarlo en el siguiente, que haya continuidad y normalidad en los traspasos de poderes de cara a estas iniciativas.