Buscan en Reims a sospechosos de atentado

La policía francesa desplegó sus fuerzas al noreste de Francia en la búsqueda de los tres sospechosos del ataque contra el semanario Charlie Hebdo.

París, Francia

La policía francesa realizó una operación de gran envergadura la noche del miércoles y la madrugada del jueves para encontrar a los tres sospechosos del ataque islamista contra el semanario satírico Charlie Hebdo en París, que dejó 12 muertos y dio pie en Francia a importantes manifestaciones contra el terrorismo.

Las televisoras difundieron imágenes de policías en posición de tiro y de despliegue de fuerzas en Reims al noreste de Francia. El Raid, unidad de élite de la policía, se encontraba presente, precisó un oficial de policía a la AFP.

Las identidades de tres hombres buscados por las fuerzas del orden, dos ellos hermanos activos en los medios islamistas, circulaban por la noche pero sin ser confirmadas por ninguna fuente oficial.

El atentado, que diezmó la redacción de Charlie Hebdo y es el más cruel cometido en Francia en décadas, hizo pensar rápidamente en una venganza de los islamistas radicales. Charlie Hebdo publicó en 2006 caricaturas del profeta Mahoma que provocaron condenas y protestas en países musulmanes.

La brutal desaparición de ocho periodistas del semanario en este ataque, entre ellos cuatro destacados dibujantes, provocó repulsa en el mundo entero, incluidos numerosos países musulmanes, y manifestaciones espontáneas que reunieron hasta 100 mil personas en ciudades de toda Francia.

Los agresores parecen haber seguido consignas dadas por el grupo Estado Islámico (EI) y la red Al Qaida, a causa de la lucha de Francia contra el yihadismo.

La redacción del semanario, sorprendida en plena conferencia de redacción, perdió a cinco caricaturistas, -Charb, Cabu, Tignous, Wolinski y Honoré-, sumamente conocidos en Francia.

Entre los muertos figuran dos policías, uno de ellos rematado a sangre fría cuando estaba herido en el suelo. El atentado dejó asimismo once heridos, cuatro de ellos en estado muy grave.

El presidente François Hollande decretó "jornada de duelo nacional" este jueves y tres días de luto, durante los cuales las banderas ondearán a media asta.

La emoción fue inmensa en todo el país.

En París, 35 mil personas acudieron a la céntrica plaza de la República, no lejos de la sede de Charlie Hebdo.

Muchos portaban una pegatina negra donde podía leerse "Je suis Charlie" ("Yo soy Charlie", en español), algunos sostenían pancartas, otros empuñaban, mano en alto, bolígrafos o lápices, para expresar su apoyo a la libertad de expresión.

Miles de personas se concentraron igualmente en ciudades de toda Europa, como Berlín, Bruselas, Madrid o Londres.

La búsqueda de los presuntos islamistas era frenética al caer la noche en Francia, con miles de policías movilizados. Tras huir del lugar en dos coches, los atacantes desaparecieron en el este de París, rumbo a las afueras.