Celular hallado en Bataclan llevó a escondite de autor de ataques

El móvil abandonado en la sala de conciertos dio pistas a los investigadores para ubicar un departamento en el tercer piso de un edificio en Saint Denis, donde presuntamente estaba Addelhamid Abboud.
 Forenses recaban evidencias en Saint-Denis, luego de que la policía francesa allanara un departamento en que se encontraban los sospechosos de los ataques en París.
Forenses recaban evidencias en Saint-Denis, luego de que la policía francesa allanara un departamento en que se encontraban los sospechosos de los ataques en París. (AFP)

París

Un celular abandonado en Bataclan llevó a los investigadores tras la pista del organizador de los atentados terroristas en París. El móvil dio pistas para ubicar un modesto departamento en el tercer piso de un edificio ubicado en el corazón de Saint Denis, a 15 kilómetros de la Torre Eiffel.

Para capturarlo, explicó el procurador Francois Molin, se llevó a cabo una operación en extremo delicada, pues ese refugio de los terroristas se localiza en pleno corazón de Saint Denis, a unos 100 metros de la basílica, una zona densamente poblada y con dos escuelas, un centro comercial y un centro de salud a su alrededor.

Sin embargo, la mañana de este miércoles no había nadie en las calles de la ciudad. Durante las siete horas que duró el operativo al departamento, que finalmente fue tomado por asalto, solo algunos transeúntes desprevenidos aparecieron pero de inmediato eran disuadidos por la policía y los militares, quienes al apuntarles los obligaban a regresar a sus casas.

Una mañana silenciosa, solo interrumpida por el tiroteo inicial que duró unos 45 minutos, los estallidos con los que se inmoló la prima de Addelhamid Abboud, a las siete de la mañana y el ulular de las sirenas policiacas.

Por su ubicación en los suburbios, sus precios bajos y la abundancia de departamentos, es el sitio elegido para instalarse por los migrantes africanos. Una ruidosa veintena de ellos rodea a una camarógrafa y tras enterarse que es mexicana corean: "El Chapo, El Chapo". La fama criminal a nivel global.

Pierre Ducaux y Philippe Boredon están sorprendidos y apenas se dan abasto. Manejan una cafetería en el boulevard Felix Faure, la única abierta, que se ha llenado de periodistas y curiosos en busca de un chocolate caliente o café para sobrellevar el frío.

Omar Ghilou, un veinteañero entre la multitud de jóvenes curiosos en la zona, dice que su barrio no es de terroristas. "Somos musulmanes sí, pero queremos a este país, aquí crecimos y aquí vamos a morir", casi grita emocionado desde los pasillos del centro comercial Basilique, llenos de basura como los pasillos de la unidad departamental donde operó la policía.

El sitio policiaco incluyó a la Basílica de Saint Denis, la primera de arquitectura gótica construida en el siglo XII y célebre por albergar los restos de los monarcas franceses. Sus puertas fueron cerradas mientras brigadas antiexplosivos revisaban las instalaciones, lo que no le impidió tañer sus campanas.

Al mediodía, los escasos pobladores eran asediados por los reporteros para que narraran lo que habían escuchado durante la madrugada, aunque la mayoría solo buscaba cómo llegar a la autopista rumbo a París pues en prevención, también fueron cortadas las líneas de Metro y el tren.

El primer intento de la RAID, la policía de élite francesa, por tomar el apartamento de la calle Gabriel Peri falló al encontrarse con una puerta de metal reforzada, lo que llevó a que se prolongara durante siete horas. El operativo inició minutos después de las cuatro de la mañana, explicó Jean-Michel Fauverge, jefe de la corporación, para "evitar toparse con quienes iban a sus trabajos o con aquellos que habían su regreso a casa la noche anterior".

Abboud, originario de Moullenbeck, un barrio musulmán de Bélgica, habría elegido Saint Denis también de fuerte presencia musulmana y cercano a París, el objeto de sus ataques, evitados gracias a la intervención policiaca.

Sin embargo, la procuraduría confirmó solamente que él no se encuentra entre los siete detenidos y que uno de los muertos no ha sido identificado, mientras que altos oficiales policiacos sí confirmaron al Washington Post que se trataría de Abboud.

Lo que sí confirmaron fue la muerte de Diesel, un perro policiaco de la RAID, que cayó víctima de una ráfaga de Kalashnikov y que fue homenajeado por la propia policía.