La ONU identifica a 41 cascos azules acusados de abuso sexual

El organismo informó que 25 menores de edad fueron víctimas por parte de los soldados durante la presencia de la misión de mantenimiento de paz en la República Centroafricana.
Naciones Unidas informó que los sospechosos pertenecen a los contingentes de Burundi y Gabón.
Naciones Unidas informó que los sospechosos pertenecen a los contingentes de Burundi y Gabón. (Notimex)

Naciones Unidas

La ONU identificó a 41 cascos azules presuntamente responsables de haber perpetrado actos de abuso y explotación sexual durante su presencia en la Misión de mantenimiento de la paz en la República Centroafricana (RCA).

En un comunicado emitido este lunes, la ONU indicó que los 41 sospechosos pertenecen a los contingentes de Burundi y Gabón desplegados en la prefectura de Kemo, y que los abusos sucedieron entre 2014 y 2015.

La investigación fue llevada a cabo por la Oficina de Servicios Internos de Supervisión (OIOS), que destacó que revisó testimonios de 139 posibles víctimas, de las que 83 no fueron capaces de identificar a sus agresores.

Un total de 45 víctimas fueron capaces de identificar a sus agresores: 16 soldados de Gabón y 25 de Burundi, además de que tres testimonios fueron rechazados como no confiables.

La ONU informó que 25 menores de edad aseguraron que fueron víctimas de abuso sexual perpetrado durante su presencia en la Misión de mantenimiento de la paz en la República Centroafricana (RCA).

por Asimismo, fueron ingresados ocho casos de paternidad a consecuencia de los ataques sexuales, seis de los cuales involucran a menores de edad.

Las investigaciones se basaron de manera primordial en los testimonios de las víctimas y de testigos, dada la carencia de evidencia médica, forense o física a causa de que los ataques sucedieron más de un año antes de que iniciara la pesquisa.

La ONU señaló que ya compartió el informe con Gabón y Burundi, así como los nombres de los presuntos responsables, y que ha solicitado a estos países tomar las acciones judiciales apropiadas para garantizar la justicia.

Precisó que la responsabilidad de llevar a cabo investigaciones adicionales reside en los gobiernos de Burundi y Gabón, que tienen igualmente el deber de procesar judicialmente a los responsables.

La investigación es el más reciente episodio de un serie de acusaciones de abuso y explotación sexual de menores y mujeres en la República Centroafricana de parte de cascos azules de la ONU desplegados en ese país desde 2013.

El objetivo central del despliegue de los cascos azules en la República Centroafricana era proteger a la vulnerable población civil de un enfrentamiento armado entre milicias musulmanas y cristianas en ese país, uno de los más pobres del mundo.

jamj