Talibanes anuncian comienzo de ofensiva de primavera en Afganistán

Los milicianos han intensificado los ataques contra el gobierno y los objetivos extranjeros en las últimas semanas.

Kabul

El movimiento Talibán anunció este miércoles que pondrá en marcha su "ofensiva de primavera" anual en Afganistán a partir del 24 de abril, tras amenazar con lanzar ataques en todo el país.

Los milicianos han intensificado los ataques contra el gobierno y los objetivos extranjeros en las últimas semanas, mientras las fuerzas de seguridad afganas se preparan ante lo que se espera que sea la temporada más sangrienta de la última década.

"El Emirato Islámico va a poner en marcha las operaciones de primavera bajo el nombre de Azm (determinación) a las 05:00 horas locales del 24 de abril de 2015", informó el movimiento Talibán en un comunicado con su nombre oficial.

Los talibanes dijeron que el Emirato Islámico de Afganistán está "decidido a prolongar la yihad (guerra santa) en curso", señaló el sitio afgano de noticias Khaama Press.

El anuncio de la ofensiva de primavera del grupo militante se produce cuando el gobierno afgano señaló que están muy cerca de iniciar conversaciones de paz con los talibanes.

Los "principales objetivos de estas operaciones" serán "los funcionarios del régimen, sus constelaciones militares, especialmente de su inteligencia, del Ministerio del Interior, y funcionarios del Ministerio de Defensa", señaló el Talibán en un correo electrónico.

El régimen Talibán fue derrocado tras la invasión estadunidense a finales de 2001, luego que se negó a cooperar con Washington para detener al entonces líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, quien se escondía en las montañas de Afganistán.

Este será el primer año en el cual los insurgentes se enfrentarán sólo a las fuerzas afganas en el campo de batalla después de la retirada de la mayoría de las fuerzas internacionales al final del año pasado.

El ejército afgano ha estado luchando contra los talibanes en la provincia sureña de Helmand durante más de dos meses, con la intención de hacerlos retroceder de uno de sus mayores bastiones antes de la ofensiva de primavera