Obispos que protejan pederastas “rendirán cuentas”: Francisco

Recibió a seis víctimas y les pidió perdón por las omisiones de la Iglesia; en México, los jerarcas católicos no obedecen al Papa, afirma Joaquín Aguilar.
El pontífice señaló que ese delito “es algo más que actos reprobables, es como un culto sacrílego”.
El pontífice señaló que ese delito “es algo más que actos reprobables, es como un culto sacrílego”. (Alberto Pizzoli/AFP)

México

El papa Francisco advirtió a los obispos que tendrán que rendir cuentas sobre el cuidado para salvaguardar la protección de menores. Y pidió perdón por “los pecados de omisión” que cometieron líderes de la Iglesia que “no han respondido adecuadamente a las denuncias de abuso presentadas por familiares y por aquéllos que fueron víctimas”.

Durante la homilía de la misa privada que presidió en la capilla de Santa Marta, a la que asistieron seis víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes (tres hombres y tres mujeres), el Papa destacó que “no hay lugar en el ministerio de la Iglesia para aquellos que cometen estos delitos y me comprometo a no tolerar el daño infligido a un menor por parte de nadie, independientemente de su estado clerical”.

Francisco resaltó que la complicidad no tiene explicación y por eso “todos los obispos deben ejercer sus oficios de pastores con sumo cuidado para salvaguardar la protección de menores y rendirán cuentas de esta responsabilidad”.

Sobre los religiosos pederastas dijo: “Esta es mi angustia y el dolor por el hecho de que algunos curas y obispos hayan violado la inocencia de menores y su propia vocación al abusar sexualmente de ellos. Es algo más que actos reprobables, es como un culto sacrílego, porque esos chicos y chicas le fueron confiados al carisma sacerdotal para llevarlos a Dios... profanan la imagen misma de Dios”.

Cicatrices

Los abusos, destacó el Papa, son actos que “han dejado cicatrices para toda la vida”, las cuales “son fuente de profunda, y a menudo, implacable angustia emocional y espiritual. Incluso de desesperación. Muchos han buscado paliativos por el camino de la adicción, otros han experimentado trastornos en las relaciones con padres, cónyuges e hijos”.

Francisco destacó que el sufrimiento de las familias de las víctimas también ha sido especialmente grave y que algunos han sufrido el suicidio de un ser querido.

También reconoció que “los pecados de abuso sexual contra menores por parte del clero tienen un efecto virulento en la fe y en la esperanza”.

En el Vaticano, seis víctimas —dos irlandeses, dos británicos y dos alemanes—sostuvieron un encuentro privado con Francisco, cada uno por espacio de media hora. El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, aclaró después de la reunión que dichas víctimas no querían hablar con la prensa.

No obstante, agregó el portavoz, “escuchar a las víctimas ayuda a preparar el camino para sanar las heridas y alcanzar la reconciliación con Dios y con la Iglesia”, y dijo que no descarta que el Papa se reúna con otros grupos de víctimas.

No le hacen caso

Joaquín Aguilar, víctima de abuso sexual por parte del cura Nicolás Aguilar, afirmó que la jerarquía católica mexicana no hace caso a las indicaciones del Papa, pues “no dan señales de que quieran obedecer. Solo les importa el nombre de la institución, por lo que seguirán pisoteando derechos con tal de limpiar su imagen”.

Un ejemplo, comentó, son los casos de San Luis Potosí, ya que se conocieron hasta que las víctimas hablaron, pese a que el arzobispo Luis Morales Reyes “tenía conocimiento y nunca dijo algo a la autoridad civil ni entregó a los responsables”.

Esto, agregó Aguilar, se repite en casos de Tijuana, Baja California; Monclova, Coahuila  y Guadalajara, Jalisco, donde los obispos tienen conocimiento de las acusaciones de pederastia y no hacen nada, “incluso los cambiaron de parroquias, lo que significa que sigue el mismo mecanismo de protección y encubrimiento”.

Pese a la actuación de los obispos mexicanos, Aguilar dijo que aún tiene fe en el Papa porque “no ha flaqueado en todos estos casos, se ha portado bien y una muestra fue como ha llevado el caso del ex nuncio de República Dominicana, donde no solo fueron palabras sino que actuó con mano firme”.

Sobre la responsabilidad que tienen los obispos, Aguilar agregó que se deben establecer lineamientos claros al respecto, porque en México pueden ser juzgados por omisión; sin embargo, ninguna autoridad ha juzgado a algún líder católico, solo a sacerdotes.

Pero no todos vieron como un buen gesto la reunión de Francisco con los afectados. de acuerdo con la agencia AP, Norbert Denef, portavoz alemán de víctimas de abuso, dijo que el encuentro solo fue un “acto de relaciones públicas”.

• • •

Inglaterra investiga a políticos abusadores

Reino Unido concentra ahora su mirada en los presuntos abusos sexuales contra menores cometidos por políticos, después de juzgar a figuras del espectáculo.

El primer ministro británico, David Cameron, prometió ayer esclarecer las acusaciones de pederastia y la desaparición de 114 documentos fechados entre 1979 y 1999 que supuestamente incriminan a varios diputados. Según el Ministerio del Interior, esos archivos fueron “supuestamente destruidos, perdidos o no se han encontrado”.

Los documentos fueron entregados en 1983 por el ex diputado laborista Goeffroy Dickens, quien murió en 1995, a Leon Brittan, quien fue ministro del Interior durante el gobierno de Margaret Thatcher.

Brittan dijo que él había entregado los archivos a las autoridades competentes. Barry Dickens, hijo del diputado laborista, dijo a la BBC que su padre le comentó que las acusaciones eran “explosivas” por “los nombres que contenía y el poder que tenían”.

Una campaña pública lanzada el domingo recabó 50 mil firmas para exigir una investigación. “Tenemos que llegar hasta el final para saber qué ocurrió en muchas de nuestras instituciones, incluyendo potencialmente el parlamento”, dijo el conservador George Osborne, actual ministro de Finanzas.

AFP/Londres

• • •