• Regístrate
Estás leyendo: Obama urge a aliados europeos a aceptar "cuota justa de refugiados"
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 11:19 Hoy

Obama urge a aliados europeos a aceptar "cuota justa de refugiados"

El presidente de EU mostró su acuerdo con la canciller alemana Angela Merkel para una solución que abarque a toda Europa, en una advertencia a los países del Este que se oponen al acuerdo para relocalizar a 120 mil refugiados en dos años.

Publicidad
Publicidad

AFP

El presidente estadunidense Barack Obama presionó hoy a los países europeos para que acepten su "cuota justa" de refugiados, luego que la Unión Europea alcanzó a regañadientes un acuerdo para intentar contener la crisis migratoria.

Tras una conversación telefónica con la canciller alemana Angela Merkel, la Casa Blanca indicó que "los dos líderes estuvieron de acuerdo en la necesidad de una solución que abarque a toda Europa, en la que todos los países miembros acepten su cuota justa de refugiados".

El comunicado parece ser una advertencia a Hungría, República Checa, Rumania y Eslovaquia, que se opusieron al acuerdo para relocalizar a 120 mil refugiados dentro de la Unión Europea, en los próximos dos años.

El primer ministro eslovaco, Robert Fico, insistió por su parte que no aceptaría lo que impone Bruselas, esto es que cada país de la UE acepte una cierta cantidad de refugiados llegados a Grecia o Italia, desbordados por la situación.

Pero Obama también enfrenta acusaciones de que Washington no ha hecho suficiente para ayudar en la crisis, pese a ser el mayor donante humanitario en la región.

Con millones de sirios en campos de refugiados de Oriente Medio, decenas de miles atravesando Europa a pie y cientos muriendo en las playas europeas, Estados Unidos ha prometido aceptar en su territorio solo diez mil refugiados el año próximo.

En el año fiscal que terminó en septiembre de 2015, la mayor economía mundial recibió a 70 mil refugiados. Alemania estima que recibirá entre 800 mil y un millón de solicitantes de asilos en 2015.

Acuerdo en la UE

La Unión Europea se acordó hoy por "amplia mayoría" sobre el reparto de 120 mil refugiados en los próximos dos años a pesar de la fuerte oposición de varios países del centro y este de Europa, que asesta un serio golpe a la unidad del bloque.

"La decisión sobre la reubicación de 120 mil personas fue adoptada por una amplia mayoría de Estados miembro", indicó la presidencia luxemburguesa de la UE en Twitter al término de una reunión de ministros de Interior en Bruselas.

La decisión fue tomada por mayoría calificada por lo que se impone a la República Checa, Hungría, Rumania y Eslovaquia, que votaron en contra. Finlandia se abstuvo y Polonia, que hasta ahora se oponía, votó a favor. "Muy pronto veremos que el emperador estaba desnudo. ¡Hoy se perdió el sentido común! :-(", lamentó en Twitter el ministro de interior checo, Milan Chovanec.

El primer ministro eslovaco, Robert Fico, insistió por su parte que no aceptaría lo que impone Bruselas, esto es que cada país de la UE acepte una cierta cantidad de refugiados llegados a Grecia o Italia, desbordados por la situación.

La decisión de los ministros se produce la víspera de una cumbre de emergencia de jefes de Estado y de gobierno en la que tendrán dificultades para mostrar su unidad.

Europa, dividida

"Algunos dirán que Europa está dividida porque no logramos una decisión consensuada, pero estamos frente a una situación de emergencia", dijo en conferencia de prensa el ministro luxemburgués, Jean Asselborn.

La medida de urgencia propuesta por la Comisión Europea supone el reparto de 120 mil refugiados sirios, iraquíes y eritreos llegados desde fines de agosto a Grecia e Italia, los dos países más expuestos a la llegada de solicitantes de asilo.

El mecanismo prevé que otros países podrán añadirse a la lista de los países más expuestos si enfrentan una situación de emergencia. Hungría no quiso figurar en esa lista, a pesar de las decenas de miles de solicitantes de asilo que llegaron a su territorio en las últimas semanas.

Croacia, adonde llegaron más de 35 mil personas en seis días, estaría interesada, pero también Alemania, que este año espera la llegada de 800 mil personas, señaló el ministro de Interior alemán, Thomas de Mazière.

Una cláusula permite a un Estado "en circunstancias excepcionales", suspender su participación por un periodo que no puede superar doce meses y que alcance a menos de 30% de la cantidad de refugiados que debe recibir según este mecanismo, precisó Asselborn.

Debido a la firme oposición de Praga, Budapest, Bratislava y Bucarest, el debate sobre su aplicación estará presente en la cumbre de emergencia de jefes de Estado y de gobierno de la UE convocada para el miércoles en Bruselas. "Haremos lo necesario para que su aplicación sea rápida", aseguró el comisario europeo de Inmigración, Dimistris Avramopoulos.

Avramopoulos insistió también en el refuerzo rápido de los controles en las fronteras exteriores de la UE y del registro de los solicitantes de asilo que llegan, principalmente a Grecia e Italia, para poder agilizar su reenvío al país de origen si no obtienen el estatuto de refugiado.

Hasta un millón de solicitudes

Los 28 miembros del bloque ya tuvieron serias dificultades para ponerse de acuerdo sobre el reparto de 40 mil refugiados propuesto por la Comisión en mayo. La medida fue adoptada recién la semana pasada.

Amnistía Internacional celebró la decisión estimando que "al menos se pudo evitar la parálisis completa". Pero "las cifras de reubicación son muy bajas vista la inmensidad de la crisis actual", estimó John Dalhuisen, director para Europa de la ONG.

En total, un millón de demandas de asilo podrían presentarse en 2015 en los países de la UE, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Este organismo, que agrupa a los países desarrollados, aseguró en un informe publicado el martes que el continente tiene la capacidad y la "obligación" de acoger a refugiados.

Además, califica la situación de "crisis humanitaria sin precedentes" que no se va a estabilizar a "corto plazo", pues se esperan "flujos importantes" de migrantes "en los próximos años".

La compañía ferroviaria alemana Deutsche Bahn anunció hoy la suspensión del trayecto Múnich-Salzburgo-Viena-Budapest hasta el 4 de octubre debido a la perturbación al tráfico que provocan los controles fronterizos de las autoridades alemanas que intentan controlar el flujo de migrantes.

Hungría --por donde transitaron desde principios de año 225 mil migrantes-- sorda a las críticas de sus socios de la UE y de las ONG, continúa la construcción de una valla en su frontera con Croacia, por donde ingresan desde hace días decenas de miles de migrantes. Croacia, sumergida por la llegada de más de 35 mil personas en seis días, cerró su frontera con Serbia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.