Los nuevos tiempos reales

La dinastía de los Borbón deberá apretarse el cinturón al reducirse el círculo a solo seis miembros: Felipe VI y Letizia, sus dos pequeñas hijas y los actuales reyes, dejando fuera a las infantas ...
Los aún príncipes de Asturias.
Los aún príncipes de Asturias. (Dani Pozo/AFP)

Madrid

La crisis económica que se vive en España desde hace más de cinco años, el desempleo de 26% en el país y sobre todo el Caso Nóos, en el que la infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarin están acusados de fraude fiscal y blanqueo de capitales, es lo que habría precipitado la decisión de reducir los miembros de la familia real apenas se produzca la proclamación de Felipe VI como nuevo monarca, el próximo jueves.

En esto coincide la prensa española, mientras que la sociedad —que no los republicanos— ha calificado la medida como un “acto de sensatez”. La nueva familia real quedará limitada a seis miembros: los nuevos monarcas, Felipe y Letizia; sus hijas, las infantas Leonor y Sofía; y los actuales reyes, Juan Carlos I y Sofía.

Con la llegada de Felipe VI al trono, las infantas Elena y Cristina dejarán de ser parte de ese círculo para pasar a ser “familia del rey”.

Así lo establece el decreto regulador del Registro Civil de la familia real, de noviembre de 1981, que solo incluye en este grupo al monarca, su consorte y sus ascendientes y descendientes, además del príncipe de Asturias —a partir del jueves, princesa.

La situación de las infantas Elena y Cristina será similar a la que ahora tienen las hermanas de Juan Carlos I, Pilar y Margarita de Borbón, que no forman parte de la familia real pero son “familia” de éste.

Otra consecuencia del cambio será el de las actividades de las infantas pues ya no estarán incluidas en la agenda institucional de la Casa del Rey, donde Elena (no así Cristina, sin actividad oficial desde noviembre de 2011, debido a su imputación en el Caso Nóos) tiene asignados sus propios actos.

Las infantas también recibían una importante retribución económica que, como no equivalía a un sueldo como en el caso de los reyes y de los príncipes, lo compatibilizan con otras actividades económicas en empresas privadas, un modelo de doble dependencia que sin embargo quedó en evidencia con la investigación judicial en torno a los negocios turbio de Urdangarin.

Pero a partir de la llegada de Felipe VI dejarán de recibir dicha compensación, por lo que deberán de vivir con sus altos sueldos que ganan en las empresas donde trabajan. Elena en Mapfre y Cristina en La Caixa.

La Casa Real ha fijado este año por primera vez un sueldo diferenciado para la reina Sofía y la princesa Letizia ya que, hasta ahora, la asignación que recibían ambas estaba englobada en una única partida que se repartían junto a la infanta Elena.

La reina Sofía recibe en total 131 mil 739 euros: 63 mil 234 como sueldo más otros 68 mil 505 como gastos de representación. La princesa Letizia percibe 102 mil 464 euros, repartidos en 49 mil 182 de sueldo y 53 mil 282 de gastos por razón de su cargo.

El rey Juan Carlos I recibe la misma cantidad que en 2013: 292 mil 752 euros entre la dotación personal (140 mil 519 euros) y los gastos de representación (152 mil 233 euros). El príncipe Felipe percibe, en total, 146 mil 376 euros.

Por su parte, la infanta Elena recibe un máximo de 25 mil euros para gastos de representación.

El presupuesto para este año de la Casa Real es de 7 millones 775 mil 40 euros, lo que supone 2 por ciento menos que en 2013.

En cuanto a las tareas que podrá desempeñar Juan Carlos tras la proclamación de su hijo, personal de la Casa Real explicó que tendrá que ser Felipe VI quien las determine, así como la dotación económica que recibirá él y el resto de la familia real.

De acuerdo con los consultados, Juan Carlos y Sofía seguirán viviendo en el palacio de Zarzuela, mientras que los aún príncipes de Asturias no se moverán de su actual residencia, un chalé construido en el mismo complejo, pero separado. Felipe VI sí trabajará en el despacho que hoy usa su padre en la Zarzuela.

Abierto está también si se hará aforado a Juan Carlos una vez que abandone el trono. En el entorno de Zarzuela no ven muchas dificultades en que los partidos políticos así lo acuerden. En el aforamiento coinciden los dos grandes: el gobernante Partido Popular (PP), que tiene mayoría en el Congreso y Senado, y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

En cualquier caso, la decisión del monarca de abandonar el trono deja a su hija Cristina Borbón a los pies de los caballos en el Caso Nóos.

La cuenta atrás ya inició para que el juez de Palma José Castro decida si finalmente la sienta en el banquillo de los acusados.