Un muerto tras nuevos enfrentamientos entre manifestantes y la policía en Kiev

El fallecido, cuya identidad se desconoce, presenta heridas de bala, indicaron organizadores de la protesta permanente en la Plaza de Independencia.

Kiev

Un manifestante murió hoy en los enfrentamientos con la policía en la capital ucraniana, informó el canal de televisión local EspresoTV.

El fallecido, cuya identidad se desconoce, presenta heridas de bala, indicaron a ese medio fuentes de los organizadores de la protesta permanente en la Plaza de Independencia de Kiev, conocida como "Euromaidán".

El Ministerio del Interior de Ucrania confirmó que había un cadáver en un puesto de asistencia médica, en la calle Grushevski, escenario desde el domingo pasado de violentos enfrentamientos entre manifestantes y policías antidisturbios.

"Efectivamente, hay un cadáver. Se encuentra en un puesto médico. De momento no se establecido el carácter de las heridas", dijo un portavoz de Interior a la agencia Interfax-Ukraini.

Agregó que investigadores de la policía intentan establecer cómo de produjeron los hechos.

Según el periódico "Segodnia, otro manifestante murió ayer en el hospital a consecuencia las graves lesiones que sufrió al caer desde el arquitrabe de la columnata, de trece metros de altura, de la entrada del estadio Lobanovski, a lado de la calle Grushevski.

Esta madrugada cientos de manifestantes y agentes antidisturbios reanudaron los enfrentamientos que de manera intermitente mantienen en Kiev desde el domingo pasado junto a la sede de Gobierno y que han dejado más de 200 heridos.

Protegidos por los restos de autobuses incendiados el primer día de los disturbios, los manifestantes lanzaron petardos y cócteles molotov contra la fuerzas policiales, situadas a pocas decenas de metros, según las imágenes de televisión emitidas en directo desde el lugar de los enfrentamientos.

Pequeños grupos de agentes antidisturbios, guarecidos tras sus escudos, avanzaron varias veces hacia las barricadas donde se encuentran los manifestantes, lanzaron gases lacrimógenos y, luego, volvieron al cordón policial.

Los policías se limitan a mantener sus posiciones y no han cargado contra los manifestantes que, con palos y hierros, golpean rítmicamente y de manera casi ininterrumpida las carrocerías de los vehículos incendiados y otros objetos metálicos, creando un ruido ensordecedor.EFE