Inician detenciones de musulmanes en aeropuertos de EU

A cinco iraquíes y un yemení se les impidió abordar el vuelo del Egypt Air con rumbo a Nueva York, los pasajeros fueron regresados a su país de origen.
Una mujer espera la llegada de su familia en el aeropuerto John F. Kennedy, en Nueva York, donde se han reportado detenciones de viajeros musulmanes.
Una mujer espera la llegada de su familia en el aeropuerto John F. Kennedy, en Nueva York, donde se han reportado detenciones de viajeros musulmanes. (Reuters)

Washington

Las autoridades estadounidenses empezaron a implementar la orden de Trump para frenar la llegada de musulmanes, reteniendo a viajeros en aeropuertos estadunidenses a pocas horas de que el presidente firmara las nuevas medidas.

The New York Times señaló que agentes aeroportuarios empezaron ayer por la noche a detener a viajeros, después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara su orden ejecutiva de cerrar las fronteras a los refugiados e inmigrantes de siete países musulmanes.

La medida suspende el programa estadunidense de acogida de refugiados durante al menos 120 días, mientras se concreta el futuro sistema de verificación de visas.

TE RECOMENDAMOS: Trump firma decreto para frenar ingreso de musulmanes "radicales"

También prohíbe la entrada a Estados Unidos de viajeros procedentes de países de mayoría musulmana -Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen- durante 90 días.

Durante la renovación del sistema de visas se harán algunas excepciones a personas pertenecientes a "minorías religiosas", que favorecerán principalmente a los cristianos.

La medida cumple con una de las promesas más controvertidas de la campaña, cuando Trump prometió que iba a contener la inmigración procedente de varios países musulmanes que, según él, suponen una amenaza terrorista para Estados Unidos, y someter a los viajeros de esas naciones a "investigaciones extremas".

El Times dijo que las detenciones ya se habían enfrentado a nuevos desafíos legales cuando abogados representantes de dos refugiados iraquíes, que fueron retenidos en el aeropuerto de Nueva York John F. Kennedy, presentaron un recurso para su liberación, alegando que los viajeros habían sido detenidos ilegalmente.

TE RECOMENDAMOS: Malala pide a Trump no dar la espalda a los más indefensos

Además, se informó que a cinco pasajeros iraquíes y a uno yemení se les impidió abordar un vuelo de EgyptAir desde El Cairo a Nueva York, un día después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prohibió la entrada de ciudadanos de siete países con población mayoritariamente musulmana, dijeron fuentes del aeropuerto egipcio.

Los pasajeros, que llegaron en tránsito al aeropuerto de la capital egipcia, fueron impedidos de abordar su vuelo y redestinados hacia sus países de origen pese a que tenían visas válidas, dijeron las fuentes.

Trump suspendió el viernes durante cuatro meses la llegada de refugiados a Estados Unidos y prohibió temporalmente el ingreso de visitantes desde Siria y otros países de mayoría musulmana, argumentando que las medidas ayudarán a proteger a los estadunidenses de ataques terroristas.

"Estoy instaurando nuevas medidas de revisión de antecedentes para mantener a los terroristas islamistas fuera de Estados Unidos de América. No los quiero aquí", dijo Trump en el Pentágono previamente el viernes.

La prohibición, aunque temporal, tuvo efecto inmediatamente, causando confusión en los posibles viajeros con pasaportes de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

Aparte de El Cairo, no estaba claro si otros aeropuertos de los países en la lista de Trump habían implementado rápidamente la medida. Funcionarios de las naciones mencionadas no hicieron comentarios al respecto.

Incluso a residentes legales que provienen de esos países -personas que tienen la llamada "green card" y que se les permite vivir y trabajar en los Estados Unidos- se les ha aconsejado consultar con abogados de inmigración antes de viajar fuera del país, o si están intentando regresar, dijo Muslim Advocates, un grupo de derechos civiles en Washington.

Francia y Alemania expresaron su inquietud por las nuevas restricciones de Trump a la inmigración.

JOS