Nueva jornada de protestas deja 4 muertos en Venezuela

Todas las víctimas se produjeron en el estado de Carabobo, en el centro del país, en choques entre partidarios y opositores del presidente Nicolás Maduro.
Agentes de la Policía Nacional Bolivariana se enfrentan a manifestantes opositores hoy en la Universidad Central de Venezuela (UCV) en Caracas
Agentes de la Policía Nacional Bolivariana se enfrentan a manifestantes opositores hoy en la Universidad Central de Venezuela (UCV) en Caracas (EFE)

Caracas

Una nueva jornada de protestas organizada por la oposición contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se saldó hoy con cuatro muertes, con lo que ya suman 27 fallecidos desde que se iniciaron las manifestaciones antigubernamentales a mediados de febrero. Todas las víctimas se produjeron en el estado de Carabobo (centro) como resultado de choques entre partidarios de Maduro y los opositores de su gobierno.

El epicentro de las protestas fue la urbanización La Isabelica, cercana a la ciudad de Valencia, capital de Carabobo. El primer fallecido fue un hombre de 42 años identificado como Guillermo Sánchez, quien recibió un disparo en el tórax. Horas después, el estudiante de 23 años Jesús Enrique Acosta recibió un disparo en la cabeza mientras presuntamente intentaba huir de un grupo de motorizados simpatizantes del gobierno que rondaban la zona portando armas de fuego.

El primo del fallecido, que se encontraba con la víctima durante los hechos, relató que Acosta recibió un disparo en la región occipital mientras huían de los motorizados, al tiempo que puntualizó que ambos se encontraban conversando en la zona sin tomar parte de las manifestaciones. La tercera asesinada fue una niña de seis años cuyo nombre todavía se desconoce, pero que también habría caído de un disparo cerca de su colegio en La Isabelica.

De igual manera, el capitán de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) Ramso Ernesto Bracho Bravo murió tras recibir varios disparos provenientes de presuntos manifestantes opositores en la localidad de Moñongo, también en Carabobo. El gobernador del estado, el oficialista Francisco Ameliach, manifestó que Bracho fue asesinado por "delincuentes terroristas" mientras la GNB intentaba despejar una vía que había sido bloqueada por barricadas opositoras. En tanto, la oposición y el chavismo volvieron a medir fuerzas en las calles de Caracas.

Los opositores intentaron infructuosamente marchar hasta la sede de la Defensoría del Pueblo, donde pensaban exigir la renuncia de la titular del despacho Gabriela Ramírez, a quien acusan de no cumplir con sus funciones debido a su simpatía con el gobierno. Sin embargo, los manifestantes ni siquiera pudieron acercarse a su destino porque la Policía Nacional y la GNB desplegaron piquetes en varios puntos de Caracas y cerró el paso de los manifestantes.

Además, los opositores fueron dispersados con gases lacrimógenos cuando intentaban partir desde el campus de la Universidad Central de Venezuela (UCV) aunque sin muertes ni heridos graves que lamentar. Por su parte, los simpatizantes del gobierno se concentraron en varios puntos de Caracas y pudieron marchar sin problemas gracias a la protección de los cuerpos policiales. Maduro apareció a finales de la tarde durante una suerte de foro llamado "estudiantes chavistas por la paz", que tuvo lugar frente a la sede de la Defensoría de Pueblo, como una manera implícita de manifestar su apoyo hacia Ramírez.

Venezuela vive protestas desde febrero que han dejado un saldo de 27 muertos, así como más de mil heridos y detenidos, aunque muchos ya fueron puestos en libertad tras recibir beneficios procesales.