El norte de Irak, escenario del éxodo de los cristianos

Decenas de miles de personas huían hoy del avance de los yihadistas del Estado Islámico, que se apoderaron de la principal ciudad cristiana del país, Qaraqosh, mientras el clero caldeo pedía ayuda ...
Un crucifijo aparece en el bolso de un cristiano iraquí que huyó de Qaraqush, en la iglesia de San José en la ciudad kurda de Erbil
Un crucifijo aparece en el bolso de un cristiano iraquí que huyó de Qaraqush, en la iglesia de San José en la ciudad kurda de Erbil (AFP)

Kirkuk

Decenas de miles de personas huían el jueves del norte de Irak, donde los yihadistas del Estado Islámico (EI) se apoderaron de Qaraqosh, la principal ciudad cristiana del país, indicó hoy el clero caldeo que pide ayuda a la comunidad internacional. Según el patriarca caldeo Luis Sako, cien mil cristianos han tenido que huir, "únicamente con lo que llevaban puesto", hacia la región de Kurdistán.

Los yihadistas tomaron hoy Qaraqosh, la principal ciudad cristiana de Irak, y otras zonas cerca de Mosul (norte), según testigos y representantes religiosos. Qaraqosh se encuentra entre Mosul, la segunda ciudad del país ocupada por el EI, y Erbil, la capital de la región autónoma del Kurdistán. Tiene unos cincuenta mil habitantes pero en las últimas semanas ha recibido a numerosos cristianos expulsados de Mosul.

"Sé que las ciudades de Qaraqosh, Tal Kaif, Bartela y Karamlesh están vacías y están ahora bajo control de los milicianos", indicó por su parte a la AFP Joseph Thomas, el arzobispo caldeo de Kirkuk y Suleimaniya. "Es una catástrofe, una situación trágica", añadió. "Hoy lanzamos un llamamiento con mucho dolor y tristeza al Consejo de Seguridad de la ONU, a la Unión Europea y a las organizaciones humanitarias para que ayuden a esta gente en peligro de muerte", insistió.

"Espero que no sea tarde para evitar un genocidio", añadió. Estados Unidos dijo que la situación se acerca a la "catástrofe humanitaria". Según el New York Times, el presidente estadunidense analiza la posibilidad de lanzar ataques aéreos o de enviar en paracaídas víveres y medicamentos para ayudar a decenas de miles de iraquíes.

Desde el Vaticano, el papa Francisco instó a la comunidad internacional a "proteger" a la población del norte de Irak. Francia se dijo por su parte dispuesta a "brindar apoyo" a las fuerzas que tratan de frenar el avance del Estado Islámico (EI) y pidió una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad, que anunció que mantendrá el jueves por la noche (21:30 hora GMT) consultas urgentes.

La ciudad de Tal Kayf, al norte de Mosul, donde viven numerosos cristianos y miembros de la minoría chiiita shabak, se vació durante la noche. "Tal Kayf está en manos del Estado Islámico. No encontraron ninguna resistencia y llegaron justo después de medianoche", explicó Butros Sargon, un habitante que huyó de esa ciudad. Este éxodo supera considerablemente por su magnitud al de los cristianos expulsados de Mosul en julio.

"Es una de las mayores tragedias para los cristianos de Irak desde 2003", declaró a la AFP Faraj Benoit Camurat, presidente de Fraternidad Irak, una asociación con sede en París que defiende a los cristianos y a otras minorías en el país. La comunidad cristiana de Irak esta estimada en unas cuatrocientas mil personas.

El EI se felicitó en un comunicado de "una nueva liberación en la provincia de Nínive, que servirá de lección a los kurdos profanos". El avance del EI pone a los yihadistas a sólo 20 km en algunos casos de las fronteras oficiales del Kurdistán iraquí. Y se encuentran a sólo 40 km de Erbil. Los insurgentes sunitas, liderados por el EI, que ya estaba bien establecido en Siria, lanzaron en junio una ofensiva en el norte y el oeste de Irak y tomaron Mosul y grandes zonas del país, sobre todo sunitas.

Por su parte un portavoz de las fuerzas kurdas aseguró que continúan luchando contra los yihadistas del EI en Qaraqosh y Al Qosh, al norte de Tal Kayf, pero ningún testigo pudo confirmar esas afirmaciones. El portavoz también afirmó que los peshmerga (combatientes kurdos) luchan en Gwer, una localidad kurda al sur de Qaraqosh.