Pyongyang insta a Seúl a frenar la "confrontación"

Tras la llegada de Moon Jae-in, como presidente de Corea del Sur, su vecino país, Norcorea, instó a terminar con las políticas de confrontación.
Moon Jae-In es el candidato del Partido Democrático, de centroizquierda, que está a favor de un acercamiento con Norcorea.
Moon Jae-In es el candidato del Partido Democrático, de centroizquierda, que está a favor de un acercamiento con Norcorea. (Reuters)

Seúl

Corea del Norte instó hoy a través de sus medios estatales al recién estrenado Gobierno de Corea del Sur a terminar con las "políticas de la confrontación", entre las que incluye los ejercicios militares conjuntos anuales con Estados Unidos.

Pyongyang remitió el mensaje a través de un editorial del diario Rodong Sinmun dirigido al Ejecutivo del nuevo presidente surcoreano, Moon Jae-in, que tomó ayer posesión de su cargo tras imponerse en los comicios del martes y poner fin a una década de Gobiernos conservadores, tradicionalmente enfrentados al régimen Juché (autosuficiencia).

TE RECOMENDAMOS: El presidente surcoreano dice estar dispuesto a ir a Norcorea

"Las dos Coreas deben respetarse mutuamente y abrir un nuevo capítulo para avanzar hacia la mejora de sus lazos y la unificación intercoreana", reza el texto.

El editorial considera que, para lograr esos objetivos, Corea del Sur debería poner fin a los ejercicios militares anuales con EE.UU. y prohibir a los activistas conservadores surcoreanos los frecuentes envíos de globos al Norte con panfletos en contra del régimen.

Pyongyang denuncia continuamente que las maniobras conjuntas Seúl-Washington son en realidad un ensayo para invadir su territorio.

TE RECOMENDAMOS: Corea del Norte pide finalizar confrontación en la península

"Corea del Norte y Corea del Sur deberían buscar el diálogo y la negociación en diferentes niveles", concluye el editorial.

La llegada de Moon se produce en un momento de especial tensión en la península ante los continuos ensayos de armas de Pyongyang y la retórica endurecida de Washington.

Dados los pésimos lazos que los Gobiernos conservadores en Seúl han mantenido con el régimen de los Kim, se espera que Moon contribuya a mejorar la relación y a rebajar el clima de nerviosismo.

Aunque el flanco conservador lo ha acusado de ser demasiado laxo con Corea del Norte a la hora de abordar la situación en la península, Moon insistió en campaña en que buscaría un mayor acercamiento y a la vez mantendría las sanciones que pesan sobre Pyongyang por sus ensayos nucleares y con misiles balísticos.

TE RECOMENDAMOS: Candidato liberal gana presidencia de Corea del Sur

Tras tomar ayer posesión del cargo, el nuevo presidente surcoreano sugirió que podría visitar Pyongyang para celebrar una cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un, si se llegaran a dar en algún momento las condiciones adecuadas.

RMR