Queda mucho por hacer ante crisis migratoria: EU

Estados Unidos destacó la labor de México para "combatir las redes de tráfico de personas" y aseguró que a pesar de la disminución en el flujo de niños migrantes, aún hay tareas pendientes.
Buscan que se respeten los tratados internacionales.
Estados Unidos aseguró que a pesar de la disminución en el flujo de niños migrantes, aún queda mucho por hacer, sobre todo combatir las redes criminales. (Ricardo Hernández)

Washington, EU

Una solución permanente y duradera a la crisis migratoria debida a la llegada de miles de menores no acompañados, procedentes en su mayoría de Centroamérica, radica en "disminuir la violencia en los países de origen" y crear incentivos para que los jóvenes no emigren, según el Gobierno estadounidense.

El subsecretario de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), Alejandro Mayorkas, aseguró en una conferencia de prensa en Washington que, a pesar de la disminución acentuada en las últimas semanas en cuanto al número de familias y menores no acompañados que llegan por la frontera sur del país, "todavía queda mucho por hacer".

Se trata de "una tarea con resultados a muy largo plazo que no se pueden medir en el lapso de días o semanas", apuntó el representante del DHS, al asegurar que el trabajo conjunto con los gobiernos centroamericanos encaminado a disminuir las redes criminales "es fundamental".

En este sentido, destacó la labor "extraordinaria" del Gobierno de México en conjunto con el DHS para "combatir las redes de tráfico de personas" y poner en marcha las medidas necesarias para "proteger a los colectivos más vulnerables", como es el caso de los menores de edad.

Asimismo, Mayorkas se refirió "al éxito de las campañas de información" destinadas a los ciudadanos de esos países, que engañados por las redes criminales se convencieron erróneamente de que, tras cruzar la frontera, obtendrían la residencia en el país.

A su juicio, la crisis de los últimos meses es claramente una cuestión relacionada con la voluntad de esas personas de emigrar a Estados Unidos y, cuando así lo dicte la ley, "se considerará otorgar asilo o refugio" por razones humanitarias.

Entre los avances registrados, "el flujo diario de la llegada de menores ha disminuido notablemente, a poco más de un centenar frente a los trescientos que llegaban al día hace cinco meses", enfatizó.

Este descenso puede deberse al éxito de las campañas de información que disuaden a los individuos de emigrar, aseveró, aunque también no descartó "la disminución temporal del flujo de inmigrantes por la temporada de calor en el desierto" de Sonora durante el mes de agosto.

Respecto al trato a los inmigrantes detenidos, el funcionario aseguró que están "trabajando para mejorar las condiciones para albergarlos" y para que reciban asesoramiento legal de abogados que trabajen pro-bono (sin costo) y el apoyo voluntario por parte de terapeutas.

Con relación a los fondos adicionales solicitados por Obama al Congreso para paliar la crisis de la frontera, que ascienden a 3 mil 700 millones de dólares, Mayorkas dijo que esperan ver su aprobación por parte de los legisladores.

"En vez de aumentar el número de efectivos" apostados en la frontera, "decidimos apostar por medidas integrales que incorporen la tecnología de punta", añadió asimismo el funcionario.

Desde noviembre pasado se ha registrado la llegada de al menos 63 mil menores de edad que, en los últimos diez meses, atravesaron la frontera con México procedentes en su mayoría de Honduras, Guatemala y El Salvador.