Cuatro niños y dos adultos mueren en un tiroteo en Texas

Fuentes policiales declararon a la cadena ABC que el móvil del tiroteo es una reyerta doméstica, una séptima persona está en situación crítica.

Washington

Cuatro niños y dos adultos fallecieron este miércoles y una séptima persona se encuentra en "estado crítico" tras un tiroteo en el área metropolitana de la ciudad de Houston (Texas), informó hoy la policía del condado de Harris donde se registró el suceso.

"La oficina del sheriff del condado de Harris confirma la muerte de dos adultos y cuatro niños en un tiroteo en una residencia ubicada en el número 711 de Leaflet Lane en Spring", a unos 40 kilómetros de la ciudad de Houston, informó la policía en un comunicado. Las autoridades dijeron haber encontrado dos adultos y tres niños muertos cuando se presentaron en el lugar de los hechos.

Un cuarto niño falleció tras ser transportado a un hospital local, indicó la policía, que aseguró que una séptima persona está en "situación crítica". Se desconoce por el momento el móvil del tiroteo, aunque fuentes policiales declararon a la cadena de televisión ABC que se trata de una reyerta doméstica.

La policía persiguió al sospechoso del crimen, un hombre de unos 30 años, al que cercó en un callejón sin salida y quien tras tres horas acorralado se habría entregado a la policía, según los medios locales. No se conoce por ahora la identidad del sospechoso ni la de las víctimas mortales del tiroteo.

El tiroteo fue el último de una serie de incidentes similares en un condado asolado por la violencia con armas. El presidente de EU, Barack Obama, señaló a los estadunidenses que era necesario un "examen de conciencia nacional" ante la violencia con armas de fuego.

El 23 de mayo un estudiante mató a seis personas y luego a sí mismo en California (oeste), mientras que el 5 de junio un hombre mató a una persona e hirió a otras dos con arma de fuego en un campus de Seattle (noroeste). El mismo mes, una pareja mató a dos policías y a un civil en Las Vegas (oeste) y un adolescente mató a un estudiante de catorce años en un liceo de Oregon (noroeste).