Niño de ocho años se suicida tras golpiza de compañeros

El chico nunca dijo que sufriera acoso ni a su madre ni a las autoridades escolares.

Cincinnati

La investigación sobre el suicidio de Gabriel Taye, un niño de ocho años, en Cincinnati (Ohio, Estados Unidos), se reabrió luego de que se publicara un video de vigilancia, donde se muestra cómo el menor queda inconsciente tras ser agredido en los pasillos de su escuela. Por lo que cabe la posibilidad de que se trate de un caso de bullying.

Cornelia Reynolds, la madre del menor, prometió ayer, a través de un comunicado, que la voz de su hijo “será oída”, y exhortó a los padres a decirles a sus hijos que pidan ayuda si sufren acoso.

Según sus abogados, Reynolds solo se enteró de que su hijo sufría acoso cuando leyó el correo de un detective policial que describía una escena en la entrada de un baño de varones donde le dieron un golpe que lo dejó inconsciente, dos días antes de que Gabriel se ahorcara.

En un primer momento, la defensa de Reynolds cuestionó a las autoridades de la escuela primaria Carson por haber ocultado el incidente, diciendo que el niño solo habría sufrido un desmayo, pero según el distrito escolar de Cincinnati, el chico nunca dijo que lo habían acosado o asaltado, y fue él quien aseguró que se había desvanecido.

Además, la portavoz de la escuela explicó que la dirección no supo sobre la grabación hasta días después, cuando el detective que investiga el suicidio de Gabriel solicitó los videos de vigilancia de los agentes de seguridad.

La forense del condado Hamilton anunció que reabriría la investigación sobre el suicidio de Gabriel. El niño se colgó con una corbata en su habitación, en un apartamento de Cincinnati el pasado 26 de enero.

El viernes, un pequeño grupo de manifestantes se reunió en la acera afuera de la primaria Carson, y algunos de los padres de familia denunciaron el acoso que sufrían sus hijos.