La nieve paraliza el este de EU y amenaza el nordeste

Mientras la prensa cifra entre 18 y 21 el número de fallecidos, la mayoría en accidentes de tráfico, la tormenta se desplaza hacia el nordeste, mientras se esperan nuevas nevadas y duras ...
Un vagabundo descansa en un banco en el parque Lafayette, cubierto de nieve, cerca de la Casa Blanca
Un vagabundo descansa en un banco en el parque Lafayette, cubierto de nieve, cerca de la Casa Blanca (AFP )

Washington

La tormenta invernal Pax, con fuerte caída de nieve, afectaba severamente hoy el este de Estados Unidos, mientras se desplaza hacia el nordeste tras haber dejado numerosos muertos y perjudicar el desplazamiento de millones de personas. Una capa de nieve, que en algunos lugares alcanza los 60 cm de espesor, recubría las regiones este y sur del país, mientras que en Washington, donde aparecieron los esquíes, el gobierno central suspendió sus labores. Además, otro pequeño frente frío se aproxima ya desde el medio oeste, donde los pronósticos meteorológicos prevén que se registrarán nuevas precipitaciones en forma de nieve.

La prensa estadunidense cuenta 18 y 21 fallecidos, la mayoría en accidentes de ruta. Una mujer embarazada murió tras haber sido herida por un quita-nieves en Nueva York, y su bebé fue salvado por cesárea aunque permanecía en estado grave. Un hombre internado en un psiquiátrico de Washington fue encontrado muerto en la nieve, según el alcalde de la capital.

El Servicio Nacional de Meteorología (NWS) advirtió que la tormenta se debilitaba sobre la costa este pero que "aportaría un clima muy invernal al nordeste", especialmente en la región de los Apalaches y de Nueva Inglaterra, cerca de la frontera con Canadá. Tras un breve respiro, nuevas nevadas y severas condiciones invernales se esperan sobre la costa este para el sábado.

Los retrasos y anulaciones de vuelos deberán continuar durante varios días. Las aerolíneas intentan solucionar la situación de una gran cantidad de pasajeros varados en los aeropuertos. Unos 6,850 vuelos fueron anulados el jueves desde o hacia Estados Unidos, según el sitio especializado FlightAware.com. Más de 3,800 vuelos fueron reprogramados.

El tráfico aéreo ha mejorado notablemente en comparación con los datos registrados este jueves: hoy se han cancelado unos 1,300 vuelos y otros dos mil han sufrido retrasos, mientras que ayer se cancelaron más de 6,500 trayectos aéreos.

Según ha indicado la Administración Federal de Aviación, aún hay algunas áreas con dificultades para llevar a cabo una actividad normal en los aeropuertos de LaGuardia y Teterboro, cerca de Nueva York; el Douglas International de Carolina del Norte; el internacional de San Francisco y el Fort Lauderdale-Hollywood International, en Florida.

La alternativa de viajar por carretera, sin embargo, se tornó peligrosa ante la fina capa de hielo que pasó a cubrir diversas autopistas como la Pennsylvania Turnpike, donde se registraron numerosos accidentes. Imágenes obtenidas por helicópteros mostraban hoy decenas de automóviles y camiones accidentados.

La tempestad también generó una espectacular polémica en Nueva York, ante la decisión del alcalde, Bill de Blasio, de mantener abiertas las escuelas. Menos de la mitad del 1.1 millón de niños de la ciudad acudió a clases el miércoles. De Blasio defendió su decisión de mantener las escuelas abiertas alegando que padres que trabajan precisan que las escuelas ofrezcan un lugar seguro para que los niños estudien y se alimenten durante el día.

Más de 2,300 militares de la Guardia Nacional fueron desplegados el jueves en siete estados -desde Georgia a Delaware- para ayudar a los servicios de emergencia, informó el Pentágono. Según el Departamento de Energía, unos 800 mil hogares o empresas se vieron privados de electricidad la tarde del jueves en once estados de las regiones sur y este, de los cuales 340 mil en Carolina del Norte y Sur.

En Washington la nieve retornó el jueves por la noche, tras un día de lluvia. La capital de Estados Unidos, que este jueves amaneció completamente cubierta por un manto blanco y con escuelas y oficinas cerradas por el temporal, hoy lo hizo con una mañana soleada, aunque fría, que contribuyó a las labores de limpieza de sus calles.

La circulación fue extremadamente difícil por la cantidad de nieve acumulada, de más de 30 centímetros (más de medio metro en la periferia). Algunas personas incluso sacaron a relucir sus esquíes. Las escuelas no dictarán clases este viernes. Las puertas de las oficinas públicas permanecieron cerradas el jueves y circularon pocos ómnibus.

El servicio meteorológico había alertado en los últimos días la proximidad de un "domo gigantesco" de corriente de aire frío proveniente del Ártico y que se instalaría sobre una parte de Estados Unidos creando una "tempestad glacial" capaz de "paralizar" varios estados. El miércoles el presidente Barack Obama había decretado el estado de emergencia en 45 condados de Georgia y Carolina del Sur, una decisión que permite a los servicios federales iniciar su operación de emergencia.

La nieve está presente en 49 de los 50 estados estadunidenses, salvo en Florida, según un mapa publicado por la meteorología. En una carretera del estado de Pensilvania hoy se produjo un accidente de tráfico en cadena en el que se vieron implicados alrededor de un centenar de vehículos, provocando 17 heridos y una de las situaciones más aparatosas desde que Pax tocó tierra estadunidense el pasado lunes.

Entre los vehículos afectados había varios tráiler de gran tonelaje que bloquearon la calzada en diversos puntos. La tormenta invernal es la tercera de grandes dimensiones en lo que va de año y se calcula que ha afectado a unos cien millones de estadunidenses. A lo largo de hoy, mientras en los estados del sur y sureste prosiguen los esfuerzos por recobrar la normalidad, Ohio y Misisipi se preparan para sufrir los últimos coletazos del temporal, fundamentalmente por el nuevo sistema que sigue los restos de Pax, que se espera que deje más nevadas en el medio oeste del país.

Según el Servicio Nacional de Meteorología, a lo largo de hoy las ciudades afectadas por la nieve son Saint Louis (Misuri), Indianápolis (Indiana), Louisville (Kentucky), Cincinnati (Ohio) y Charleston (Virginia Occidental), donde se esperan acumulaciones de hasta quince centímetros de nieve. Por su parte, los servicios de ferrocarril Amtrak suspendieron varios servicios en el nordeste, sur y en las regiones del medio oeste durante este jueves, pero hoy solo se cancelaron dos líneas de larga distancia.

Según las predicciones, el nuevo sistema que ahora acompaña a Pax en el medio oeste seguirá una ruta perpendicular y durante el fin de semana se dirigirá hacia la costa este, dejando en algunas zonas hasta diez centímetros de nieve en el nordeste. En las zonas más septentrionales se espera que la nieve comience a derretirse definitivamente a mediados de la semana próxima, cuando los mercurios empiecen a ascender de manera constante y los vientos cálidos del sur se desplacen hacia el norte del país.

Los estadunidenses esperan ansiosos un tiempo soleado después de vivir uno de los inviernos más rigurosos de los últimos tiempos; primero con la tormentaHércules, luego con el famoso "vórtice polar", después con la Janus y ahora Pax, todo ello en menos de dos meses.