Maduro dice querer un plebiscito “pacífico”

Oposición busca que 11 millones de venezolanos rechacen nuevo constituyente.
La consulta, “la ruta al fin” del gobierno de Maduro, afirmó Vicente Fox en la capital del país latinoamericano.
La consulta, “la ruta al fin” del gobierno de Maduro, afirmó Vicente Fox en la capital del país latinoamericano. (Andres Martinez/Reuters)

Caracas

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, pidió a quienes participarán hoy en el plebiscito simbólico de la oposición en su contra, o en el simulacro de la Asamblea Constituyente que él convocó, hacerlo en paz.

“Llamo a todos los venezolanos a que mañana participen en los eventos políticos pacíficamente, con respeto a las ideas del otro, sin ningún incidente, paz es lo que pido”, exhortó ayer el mandatario, durante un acto transmitido de forma obligatoria en radio y televisión.

Según Maduro, la consulta con la que los opositores expresarán si rechazan su iniciativa para una nueva constitución solo es un proceso “interno de la oposición” que no es legal, pues no lo organiza el poder electoral.

“Es una consulta interna de los partidos de la oposición, con sus propios mecanismos, sin cuadernos electorales, sin capta huellas, sin auditoría (...) Si quieren que sea legal, tienen que convocarla con el Consejo Nacional Electoral (CNE). Si lo que quieren es hacer un pronunciamiento político, háganlo”, añadió.

El mandatario venezolano invitó a sus seguidores a participar en el simulacro electoral que el CNE también organizó para hoy a fin de que se familiaricen con el proceso de votación de la Constituyente, que será el próximo 30 de julio.

Maduro opinó que la llegada de “más de 500 medios (internacionales) a Venezuela” para cubrir el plebiscito forma parte de un “show mediático” para justificar una intervención extranjera en su contra y derrocarlo.

“Al imperialismo se lo digo: saca tus manos de aquí”, agregó el mandatario socialista.

La oposición, además de preguntar por el respaldo a la Constituyente en unos 2 mil centros de votación con 14 mil mesas en Venezuela y 500 en el exterior —incluyendo la ciudad de México y varios estados de la República mexicana—, consultará a los ciudadanos si desean que el Parlamento de mayoría opositora inicie un proceso de renovación de los poderes públicos, y si quieren exigir a los militares respeto a la Constitución.

En caso de que en las tres preguntas se imponga la opción del “sí”, tal como se espera, la oposición utilizará su mayoría en la Asamblea Nacional (Congreso) para llamar a desconocer al gobierno de Maduro y podría activar la “hora cero”, como se denomina a un paro general con protestas callejeras.

La Mesa de la Unidad Democrática espera que entre 8 y 11 millones de ciudadanos participen en la consulta, lo que le daría un rango “vinculante” y “constitucional”.

El diputado opositor Juan Andrés Mejía confirmó ayer en rueda de prensa que los cuadernos de votación serán destruidos para resguardar la identidad de los participantes y evitar represalias del gobierno.

Según la encuestadora Datanálisis, 70% de los venezolanos rechaza la Constituyente.

Los adversarios de Maduro convocaron la consulta en medio de una ola de protestas opositoras que exigen su salida del poder desde hace tres meses y medio y que ya deja 95 muertos.

FISCAL GENERAL RECHAZA SOMETERSE AL “DETECTOR DE MENTIRAS”

La fiscal general venezolana, Luisa Ortega Díaz, descartó ayer someterse a la prueba del polígrafo (o “detector de mentiras”) por considerar que la medida fue ordenada por una institución “ilegítima” como el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

“Me dirijo nuevamente al país para expresar que no tengo ningún temor de someterme a la prueba del polígrafo, pero no puedo hacerlo si esa prueba es dirigida por un TSJ ilegítimo cuyo poder no reconozco”, explicó Ortega Díaz en un video subido a su cuenta en Twitter (@lortegadiaz), en medio de una disputa sobre su participación en el proceso de elección de varios miembros del máximo tribunal.

Sin embargo, Ortega aclaró que está dispuesta a pasar por el detector de mentiras si el TSJ reconoce que dicha prueba viola los derechos humanos y se compromete a no realizarla de nuevo.

“Estoy dispuesta a sacrificar mi propio derecho para proteger al resto del país a semejante abuso de poder”, añadió la funcionaria chavista que se ha convertido en fuerte adversaria del gobierno de Nicolás Maduro.

FOX YA ESTÁ EN CARACAS PARA OBSERVAR LA CONSULTA

Cinco ex presidentes latinoamericanos llegaron ayer a Caracas para participar, junto con expertos electorales de varios países, como acompañantes de la consulta simbólica en la que los venezolanos responderán si apoyan o no los planes del presidente Nicolás Maduro de reescribir la Constitución.

Se trata del colombiano Andrés Pastrana, el boliviano Jorge Quiroga, el mexicano Vicente Fox y los costarricenses Miguel Ángel Rodríguez y Laura Chinchilla.

Según Fox, el plebiscito opositor representa el inicio de la “ruta hacia el fin” del gobierno de Maduro, que debe “entender que nadie lo quiere y no puede seguir destrozando esta economía”.

Fox dijo que su país vivió “una dictadura perfecta de 70 años”, en referencia a los gobiernos emanados del Partido Revolucionario Institucional. Agregó que en Venezuela “esta dictadura ya lleva un rato: 16 años, y eso no puede continuar”.

Pastrana comentó a la prensa que los ex mandatarios solicitaron una audiencia con Maduro, sin haber obtenido, hasta ese momento, una respuesta.

“Mañana es el pueblo venezolano el que decide cuál será su futuro, si habrá o no Constituyente. Venimos a verificar ese proceso”, dijo Pastrana. “Lo más importante es que el pueblo salga y vote”, agregó en el aeropuerto internacional Simón Bolívar.

Chinchilla opinó que las protestas contra Maduro y el plebiscito constituyen una “hermosísima demostración de valentía, de heroísmo y de defensa de la democracia”.

“La jornada de mañana es de las más significativas en América Latina, porque el pueblo organizado va a demostrar con votos que quiere libertad y democracia”, añadió Quiroga.

Los ex presidentes fueron recibidos en el Parlamento venezolano poco después de su llegada al país.

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, invitó a los venezolanos a participar en la consulta para evitar el “colapso definitivo de la institucionalidad”.