• Regístrate
Estás leyendo: Nicaragua y Costa Rica continúan sin dialogar sobre crisis de migrantes cubanos
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 03:49 Hoy

Nicaragua y Costa Rica continúan sin dialogar sobre crisis de migrantes cubanos

El canciller nicaragüense criticó que el gobierno costarricense no ha enviado "ninguna nota" para resolver el problema del flujo de migrantes de la isla que quieren seguir viajando hacia EU.

Publicidad
Publicidad

AFP

El canciller de Nicaragua, Samuel Santos, afirmó hoy que Costa Rica no ha comunicado interés en resolver mediante el diálogo la crisis en sus fronteras por el flujo de migrantes cubanos que buscan cruzar la región en su camino hacia Estados Unidos.

"Yo quisiera haber recibido una sola carta", pero "no hemos recibido ninguna nota" de Costa Rica sobre este tema, declaró Santos a periodistas, tras presidir un acto en la sede del Ministerio en Managua.

Nicaragua, que devolvió este fin de semana varios centenares de cubanos hacia Costa Rica, acusa a su vecino del sur de querer violar su soberanía al alentar a los emigrantes a penetrar en su territorio, en momentos en que San José critica duramente a Managua por haber militarizado recientemente su frontera. Nicaragua y Costa Rica mantienen frecuentes roces fronterizos.

Casi dos mil cubanos que buscan llegar a Estados Unidos se encuentran bloqueados en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua, luego que el domingo pasado Managua les negó el paso por su territorio. El gobierno nicaragüense aduce que San José violó su soberanía al "promover el ingreso forzoso de cubanos" sin consultar previamente con Managua.

Al ser preguntado por AFP cómo propone Managua solucionar el conflicto, Santos dijo que "Nicaragua es un pueblo fraterno, amigable, trabajador (..) es decir, mientras se dé el diálogo nosotros dialogamos tranquilamente y lo ha dicho con toda claridad el gobierno".

No obstante aclaró que con "imposiciones es obligación de cada pueblo defenderse", en alusión a la decisión unilateral del vecino país de facilitar el paso masivo de cubanos hacia territorio nicaragüense y la de Managua de expulsarlos.

El canciller habló escuetamente del tema, señalando que el gobierno del presidente Daniel Ortega ha expresado ya una posición "clara" sobre la nueva crisis que enfrenta con Costa Rica.

Managua consideró el domingo que Costa Rica actuó de manera "deliberada e irresponsable" al facilitar el paso de miles de cubanos ilegales por la frontera común y advirtió que no tolerará acciones que atenten contra su soberanía.

Costa Rica ha negado estas acusaciones y afirma que el flujo de cubanos por el territorio de Centroamérica ha sido constante desde hace años y que Nicaragua nunca había manifestado su disconformidad con la situación. Nicaragua y Costa Rica han mantenido tensas relaciones desde 2010 a raíz de conflictos fronterizos.

Mientras, el gobierno cubano exhortó a buscar una "solución rápida y adecuada" a la situación de los casi dos mil cubanos bloqueados en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua, que intentan llegar a Estados Unidos, según lo expresó la noche del martes en un comunicado.

En su primera reacción desde el inicio de esta disputa fronteriza, el gobierno cubano anunció estar "en permanente contacto" con las autoridades de ambos países "con el objetivo de encontrar una solución rápida y adecuada, que tome en consideración el bienestar de los ciudadanos cubanos".

Según las autoridades cubanas, "estas personas salieron de Cuba legalmente hacia diferentes países de América Latina. Al intentar llegar a territorio de Estados Unidos, se convirtieron en víctimas de traficantes (...) que se benefician sin escrúpulos del control del paso de personas por América del Sur, América Central y México", agrega el documento del ministerio de Relaciones Exteriores.

Cuba precisa además que habiendo salido legalmente, los viajeros "tienen derecho a volver a Cuba si lo desean". Para salir de esta crisis, Costa Rica favorece la puesta en práctica de un "corredor humanitario" a fin de permitir a los cubanos continuar su viaje hacia el norte, luego de que Panamá se declarara dispuesto a "contribuir para encontrar una solución".

En su comunicado, La Habana criticó nuevamente la política migratoria estadunidense, llamada de "pies secos, pies mojados", que prevé el recibimiento de los emigrantes cubanos que toquen suelo estadunidense y la repatriación de quienes son interceptados en alta mar.

Esta política considerada fuertemente incitativa "traba la normalización de las relaciones migratorias entre Cuba y Estados Unidos y crea problemas a otros países", estiman las autoridades cubanas.

Este episodio surge cuando el acercamiento en curso entre La Habana y Washington provoca desde hace varios meses una ola de emigración de cubanos, inquietos de que pronto se cierren las facilidades de entrada sin visa a Estados Unidos.

En su mayoría, los emigrantes atraviesan América Central en su largo periplo para llegar a El Dorado estadunidense. Su punto de partida es generalmente Ecuador, único país latinoamericano que no les exige visa y hacia el cual cuentan con numerosos vuelos comerciales.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.