Nueva York busca paliar estragos de las nevadas

Aumenta el número de fallecidos a 13 tras cuatro días de intensas tormentas causadas por la extrema ola de frío en el noreste de EU.
La población de Buffalo es la más afectada.
La población de Buffalo es la más afectada. (John Normile/AFP)

Nueva York

La cifra de fallecidos por la ola de frío polar que sufre esta semana el estado de Nueva York se elevó a trece personas, mientras se intensificaron las medidas para hacer frente a los efectos por la tormenta.

La zona más afectada se encuentra en la ciudad de Buffalo y las localidades de sus alrededores, en la frontera con Canadá y situada en medio de dos lagos, el Ontario y el Erie, y cerca de las cataratas de Niágara.

Fuentes policiales citadas por el diario The Buffalo News dijeron que la última víctima fue un hombre de 50 años que quedó dentro de su auto en la localidad de Cheektowaga y cuyo cuerpo fue hallado ayer por la mañana.

En la noche del jueves murieron dos ancianos de un asilo que junto con un centenar de residentes del lugar, también en Cheektowaga, tuvieron que ser evacuados con el fin de que pudieran recibir una mejor atención.

La zona registraba ayer la cuarta jornada consecutiva de nevadas, que dejaron en muchos lugares una capa de dos metros de nieve, lo que hace complicando las labores de los equipos de rescate para hacer frente a la tormenta polar.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, decretó el estado de emergencia en diez condados el martes por la noche, horas después de que comenzara la nevada.

Ayer anunció una orden ejecutiva de emergencia para asegurar que los residentes de la región recibieran la adecuada atención sanitaria.

Entre las medidas se incluye la suspensión temporal de algunas regulaciones del estado para asegurar una continuada entrega de los medicamentos que necesitan.

También ordenó "mayor flexibilidad" de las unidades de salud para admitir, transferir o dar de alta pacientes mientras "la región supera este tiempo extremo", según informó el gobierno del estado en un comunicado.

Cuomo, en declaraciones a los periodistas desde Cheektowaga, dijo que habrá un "masivo despliegue" de equipos para retirar la nieve acumulada.

Más de 30 derrumbes, mayormente en granjas y edificios de techos planos, ocurrieron desde la noche del jueves, informaron las autoridades, luego que la nevada de la víspera llevase el nivel de nieve a dos metros.

Sin embargo, el estado tuvo un momento de alivio debido a que ayer no hubo nevadas. El pronóstico meteorológico prevé la probabilidad de lluvias hasta el lunes, además de temperaturas de 15.56 Celsius.

Mientras, ciudades y pueblos se preparan para inundaciones, dueños de viviendas y empleados de negocios en la región se trepan a los techos para palear la nieve y reducir el peligro de desplome.

El gobierno del estado anunció ayer que algunas vías importantes tendrán solo un tráfico limitado para facilitar esas tareas, en las que participan, entre otros cuerpos, 500 efectivos de la Guardia Nacional.

Como medida de precaución, las autoridades decidieron trasladar a otro lugar el partido de futbol americano que estaba programado para mañana entre los Buffalo Bills y los NY Jets.

Algunas escuelas del área de Buffalo fueron cerradas por cuarto día consecutivo, cuando ni siquiera ha llegado el invierno.

Alaska

-Cuando una buena parte de Estados Unidos enfrenta tormentas de nieve, el suelo está despejado en la ciudad más grande de Alaska.

-Anchorage suele tener 43 centímetros de nieve en esta época del año. En cambio, ahora ha recibido menos de 10 centímetros, la cual cayó hace un mes y se derritió en un clima más cálido de lo usual.