Nieve deja varados a miles de automovilistas en Francia

Las nevadas provocaron que los automovilistas se refugiaran en albergues o que durmieran en su vehículos debido a las largas filas de automóviles en las carreteras.

París

Cerca de 15 mil personas pasaron la noche del sábado al domingo en centros de acogida de urgencia en los Alpes franceses a causa de la intensa nevada que paralizó las carreteras, indicaron responsables locales.

"No tenemos estimaciones sobre las personas que durmieron en sus coches", dijo un portavoz de la prefectura del departamento francés de Saboya.

La falta de cadenas en los automóviles junto a la nevada y a la lluvia helada provocaron el caos en la carretera, en un fin de semana donde miles de personas se desplazan por toda Francia para ir a esquiar.

"Hemos tardado 10 horas en recorrer 130 kilómetros", explicó Kévin Clavel, un automovilista bloqueado en la carretera hacia la una la mañana, hora local.

Según la prefectura, la mayoría de personas, muchas de las cuales iban o volvían de vacaciones, pudieron ser acogidas en los centros de urgencia, que casi alcanzaron el 100% de ocupación.

En total, se abrieron 83 albergues en Saboya, los Altos Alpes y Alta Saboya, precisó Alain Vidalies, ministro de Transpote Alain, a la radio Europe 1.

En la ciudad de Albertville, muchas personas que pasaron la noche en uno de los centros de acogida tomaron de nuevo la carretera hacia las 05:00 horas locales para dirigirse a las estaciones de esquí.

"¡Por fin, vacaciones!", exclamó una familia parisina con los ojos hinchados por el cansancio, explicando que tardó 8 horas en llegar de la capital a esa localidad.

A primera hora de la mañana del domingo el centro nacional francés de información vial indicaba aún perturbaciones y circulación lenta en la zona de los Alpes.

Mientras, en las estaciones de esquí, los profesionales no escondían su entusiasmo.

"Ha nevado toda la noche y aquí, en Courchevel, sigue nevando. Es la felicidad, un regalo del cielo", resumía el sábado el diputado de esa localidad de Saboya, Gilbert Blanc-Tailleur.

En Austria, los esquiadores también suspiraban con alivio ante la inmensa capa de nieve blanca que cubría el macizo esta mañana.

En Suiza, sin embargo, las abundantes nevadas hacen temer por el riesgo de avalanchas. El Instituto de estudio de la nieve ha alertado de un riesgo de 4 sobre 5 en las estaciones de Sierre, Montana y Champéry.

La nieve recién caída y arrastrada por el viento se ha acumulado en ciertas partes de la montaña, lo que podría provocar avalanchas en cualquier momento, explicó el instituto, que desaconseja esquiar fuera de pista.