Los neozelandeses votan hoy para elegir nuevo gobierno

El actual primer ministro, John Key, de centro-derecha, aspira a un tercer gobierno consecutivo.
El primer ministro John Key (c), junto a su hijo Max (d) y su mujer Bronagh, en el momento de votar en la escuela Parnell de Auckland
El primer ministro John Key (c), junto a su hijo Max (d) y su mujer Bronagh, en el momento de votar en la escuela Parnell de Auckland (AFP)

Wellington

Los neozelandeses están convocados este sábado a las urnas para elegir al futuro gobierno en unos comicios que se anuncian ajustados aunque los sondeos predicen la victoria del actual primer ministro John Key, de centro-derecha, ante el laborista David Cunliffe. Las urnas abrieron a las 09:00 hora local (21:00 hora GMT del viernes) y cerrarán a las 07:00 hora local. Los primeros resultados se darán a conocer cuatro horas después del cierre de los colegios electorales. Los dos principales partidos vaticinan un resultado muy ajustado.

Además, las fuertes lluvias que caen este fin de semana en la mayor parte del país pueden hacer que mucha gente prefiera quedarse en casa a salir a votar. Los sondeos dan una ligera ventaja al Partido Nacional de John Key, que gobierna desde 2008 gracias al apoyo de dos partidos minoritarios, pese al sistema complejo proporcional mixto "a la alemana" que dificulta cualquier vaticinio.

Unos 3.4 millones de neozelandeses tienen derecho a voto, pero solo el 91 por ciento se ha registrado para estas elecciones en las que el primer ministro, John Key, aspira a un tercer mandato de tres años. En las últimas elecciones, en 2011, una cuarta parte de las personas registradas optó por no depositar su voto, lo que hizo que fuera la participación electoral más baja de los últimos 30 años.

La Comisión Electoral informó el viernes de que más de 500 mil personas, casi el 17 por ciento de los registrados, había optado por depositar su voto de manera anticipada. Los sondeos de intención de voto prevén la victoria del Partido Nacional con alrededor del 45 por ciento de las preferencias, un margen insuficiente para gobernar en solitario y que obligaría a establecer alianzas para gobernar.

Cualquier formación o asociación de partidos que controle 61 de los 120 escaños del próximo Parlamento unicameral tendrá derecho a formar Gobierno y nombrar primer ministro. "Las elecciones son siempre reñidas y esta no será diferente. Los laboristas junto con partidos menores aún podrían (lograr los votos para) formar Gobierno. Esto paralizaría nuestra economía y provocaría el caos", advirtió Key el viernes, el último día de campaña.

El líder del Partido Laborista (centro izquierda), David Cunliffe, concluyó su campaña en Auckland, donde avisó de que la formación del nuevo Gobierno podría retrasarse semanas por las negociaciones. "Lo más probable es que el Partido Nacional se quede corto y necesite de uno o dos partidos minoritarios para alcanzar la mayoría en el Parlamento", dijo Antony Green, analista electoral, al canal australiano ABC.

La economía de Nueva Zelanda presenta una salud envidiable: después de un crecimiento del PIB del 2.7% en 2013, se espera un 3.7% este año y un 4% el año próximo, según el Banco Central. La inflación está en el 1.6% y el desempleo cayó al 5.6% en el segundo trimestre, su nivel más bajo desde 2009.

Sin embargo, la economía es una de las principales preocupaciones de los neozelandeses tras el desplome en un 40 por ciento de los precios de los productos lácteos, una de las principales exportaciones del país, y la disminución del programa de estímulo a los proyectos para la reconstrucción tras los devastadores terremotos de 2010 y 2011.