EU tendrá un navío para destruir armas químicas a inicios de enero

El mercante del gobierno estadunidense Cape Ray, de 31 mil toneladas, está siendo equipado en Norfolk con sistemas de hidrólisis en los que se diluirán centenares de toneladas de gas mostaza y ...
Inspectores de la OPAQ, durante la inspección de los arsenales sirios de armas químicas
Inspectores de la OPAQ, durante la inspección de los arsenales sirios de armas químicas (EFE)

Washington

Estados Unidos tendrá listo un navío equipado con un sistema de hidrólisis para neutralizar el arsenal químico sirio a principios de enero, aunque en ningún momento militares estadunidenses pondrán pie en Siria, informaron hoy funcionarios de Defensa. Los expertos de Pentágono explicaron que han ofrecido a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) la opción de hidrólisis en alta mar, frente a incineración, para procesar el arsenal químico sirio por ser la más segura.

No obstante, los funcionarios no quisieron confirmar aún si ese proceso de desactivación de los compuestos químicos se realizará en aguas internacionales del Mediterráneo, donde se espera que tenga lugar por pura simplicidad logística. "Ésta es una tecnología probada, bien entendida y segura para el medio ambiente", indicó uno de los expertos que explicó los detalles del proceso en el Pentágono. "Queremos que quede claro que absolutamente nada será vertido al mar", enfatizó.

Tras el rechazo de Albania de destruir en su país los agentes químicos llamados de "prioridad 1", considerados como los más peligrosos y que deberán salir de Siria antes del 31 de diciembre, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) decidió confiar su neutralización a Estados Unidos, que llevará adelante los operativos en alta mar a bordo del buque.

El mercante del gobierno estadunidense Cape Ray, de 31 mil toneladas, está siendo equipado en Norfolk (Virgnia) con sistemas de hidrólisis en los que se diluirán centenares de toneladas de gas mostaza y componentes para la fabricación de gas sarín y agente nervioso VX. El Pentágono considera aún prematuro adelantar si el Cape Ray contará con algún tipo de escolta militar, que no descartó que implique a Armadas de países aliados. Se espera que la destrucción de arsenal químico, a la que accedió Siria para evitar una intervención militar estadunidense por el uso de estas armas contra población civil, culmine antes de julio.

El departamento estadunidense de Defensa instala actualmente en el buque dos sistemas de hidrólisis desplegables (FDHS), que consisten en una suerte de usinas portátiles capaces de "neutralizar" los agentes químicos sirios más peligrosos, que son usados para fabricar el gas mostaza, el sarín y el VX. Estos sistemas portátiles, elaborados a principios de año por el Pentágono, son instalados en las calas del buque bajo una tienda equipada con un sistema de filtración. Serán operados por unos 60 funcionarios civiles de la Defensa estadunidense, que integran el total de unos cien tripulantes.

Este sistema de hidrólisis mezcla los componentes, almacenados de forma separada en estado líquido y sin orden, con mucha agua y detergente, para convertirlos en un "producto inerte con una baja toxicidad", muy frecuente en la industria, explica la fuente. Los operativos de neutralización tomarán entre 45 y 90 días.

"Es una tecnología probada. Los agentes químicos y su reacción son muy conocidos y (el procedimiento) es seguro y respetuoso con el medio ambiente", considera este responsable, al asegurar que no se arrojará "absolutamente nada" al mar. "El Departamento de Defensa tiene décadas de experiencia en la desmilitarización de las armas químicas", dijo. Estados Unidos destruye constantemente su arsenal que data de la guerra fría y ayudó a Rusia, Albania o Libia a eliminar los suyos.

Una vez equipado, el buque realizará pruebas en alta mar y estará "listo para zarpar a principios del año que viene (para su misión). Es una cuestión de semanas", según él. El Pentágono, que lo considera un operativo de "bajo riesgo", no dio precisiones sobre las medidas de seguridad que probablemente sean instaladas en torno al Cape Ray durante las operaciones de neutralización.

A finales de diciembre debería de completarse la transferencia de todo el arsenal sirio a la OPAQ, para que posteriormente un navío de un tercer país (que se especula podría ser noruego o danés) reciba la delicada carga en el puerto sirio de Latakia. Los funcionarios del Pentágono aseguraron hoy que el Cape Ray no atracará en el puerto sirio y la transferencia final del material -unos 150 contenedores- se realizará en un puerto de otro país. "Es poco probable que la transferencia se de en alta mar", indicó el funcionario de Defensa.

El producto obtenido del proceso de hidrólisis será procesado por contratistas privados en instalaciones de tratamiento de residuos, mientras que algunos químicos menos arriesgados de manejar del programa de armamento sirio se trasladarán directamente a este tipo de plantas en tierra firme. La OPAQ abrió una licitación para el sector privado, tras la cual unas 35 empresas se mostraron interesadas, según el portavoz de la organización, Christian Chartier. La OPAQ aún debe aceptar oficialmente el ofrecimiento estadunidense, aunque el Pentágono da por hecho que seguirá adelante.

Los agentes químicos considerados como los más peligrosos, que han de ser destruidos hacia abril de 2014 a bordo del Cape Ray, representan "varios cientos de toneladas", es decir unos "150 contenedores", según un alto funcionario estadunidense que habló bajo condición de anonimato. Damasco declaró un total de 1,290 toneladas de armas químicas, químicos precursores o ingredientes para su elaboración.