Náufrago salvadoreño seguirá hospitalizado para recuperarse del trauma

Yeerles Ramírez, director del hospital público San Rafael, reveló que José Salvador Alvarenga sigue un proceso de "recuperación de su salud mental" después de haber pasado más de trece meses a ...
José Salvador Alvarenga es atendido en el hospital de San Salvador donde se recupera
José Salvador Alvarenga es atendido en el hospital de San Salvador donde se recupera (AFP)

San Salvador

El náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga, quien dice haber sobrevivido más de trece meses a la deriva en el Océano Pacífico, seguirá hospitalizado para recuperar su salud mental y emocional, aseguró hoy a la AFP una fuente médica. "El señor Alvarenga no sale hoy, él sigue un proceso de recuperación de su salud mental", declaró Yeerles Ramírez, director del hospital público San Rafael, ubicado en Santa Tecla, 12 km al este de San Salvador, donde el náufrago es atendido por un grupo de especialistas desde que retornó al país la noche del martes.

Según Ramírez, Alvarenga sigue "los lineamientos" del personal especializado que evalúa su salud mental y que determinará cuando esté en condiciones de abandonar el centro médico. El náufrago, cuya historia ha concentrado la atención mundial en las últimas dos semanas, aseguró ayer que se encuentra bien pero pidió a la prensa que lo "dejen tranquilo" para recuperarse, según un video difundido por el Ministerio de Salud de El Salvador.

En el hospital se reencontró con sus padres María Julia Alvarenga y Ricardo Orellana, y su hija Fátima, a quienes no veía desde hacía ocho años. Una vez que sea dado de alta esperan llevarlo al pueblo donde vive la familia, Garita Palmera, 118 km al suroeste de San Salvador. Según su propio relato, en diciembre de 2012 salió de la costa mexicana del Pacífico, donde vivía como indocumentado, a pescar tiburones con un pescador mexicano de 24 años, pero la embarcación se averió y quedaron a la deriva.

Sobrevivió, según dijo, comiendo pájaros y pescado crudos, y bebiendo sangre de tortuga y su propia orina; pero su compañero de pesca murió a los cuatro meses, incapaz de soportar esa dieta, explicó. El pasado 30 de enero apareció en el atolón de Ebon, en Islas Marshall, a una distancia de 12,500 km de donde zarpó. El náufrago llegó la noche del martes a San Salvador, tras un largo proceso de repatriación aérea desde las Islas Marshall, donde recibió los primeros auxilios.